Documento relacionado

Aportes al Proceso de Consulta de los Pactos Globales sobre Migrantes y Refugiados

Desde el Servicio Jesuita a Refugiados y la Red Jesuita con Migrantes en Latinoamérica y El Caribe hemos trabajado durante muchos años de manera comprometida en acompañar, servir y defender a todas aquellas personas que se encuentran en condición de migración forzada. Por ello, consideramos de gran importancia y celebramos con entusiasmo el proceso de consulta entorno a los Pactos Globales sobre Migrantes y Refugiados.

↓ Descargar

 

 

Aportes al Proceso de Consulta de los Pactos Globales sobre Migrantes y Refugiados

Desde el Servicio Jesuita a Refugiados y la Red Jesuita con Migrantes en Latinoamérica y El Caribe hemos trabajado durante muchos años de manera comprometida en acompañar, servir y defender a todas aquellas personas que se encuentran en condición de migración forzada. Por ello, consideramos de gran importancia y celebramos con entusiasmo el proceso de consulta entorno a los Pactos Globales sobre Migrantes y Refugiados.1


Como obras de la Compañía de Jesús y motivados por el Papa Francisco en su llamado de acoger, proteger, promover e integrar a migrantes, refugiados y víctimas de trata de personas; como por los 20 puntos de acción propuestos por la Santa Sede 2 , deseamos de manera propositiva expresar nuestras principales recomendaciones con base en nuestra experiencia local, nacional y regional en América Latina, esperando contribuir en las propuestas que como sociedad civil deben considerarse en las negociaciones que tendrán lugar en la Organización de Naciones Unidas.

En el Acoger:

1. Es importante respetar el principio de no devolución, lo cual implica, evitar la expulsión colectiva y arbitraria de migrantes y refugiados. El proceder debe partir de las consideraciones humanitarias de las personas que huyen por razones de violencia de sus países, para no ser devuelto de manera abusiva a un lugar que se considere de riesgo para su integridad personal.

2. Es necesario encontrar más y mejores vías jurídicas para asegurar condiciones adecuadas para la migración o reubicación segura y voluntaria. Existen alternativas útiles como visas humanitarias que garantizan la protección de personas que no cumplen formalmente los requisitos de ley para ser considerados refugiados; visas de reunificación familiar (incluyendo hermanos, abuelos y nietos) y visas temporales para personas que huyen de conflictos en países vecinos; creación de corredores humanitarios; programas de reubicación de refugiados en las comunidades acogida, en lugar de concentrarlos en asentamientos.

En el Proteger:

3. Es importante que los inmigrantes, solicitantes de asilo y refugiados puedan gozar de la protección necesaria de parte de los países de acogida, a fin de prevenir situaciones que atenten contra su dignidad como la explotación sexual, el trabajo forzoso y la trata de personas.

4. Los Estados deben capacitar integralmente a sus funcionarios sobre los tratos y procedimientos que tienen que seguir con migrantes y refugiados, como promover una coordinación interinstitucional que permita garantizar una respuesta integral en el acceso y goce de justicia, defensa y seguridad, especialmente cuando la vida esté en riesgo, así como la asistencia permanente con información clara y oportuna sobre la necesidad de protección.

5. La población migrante y refugiada debe contar con el goce efectivo de sus derechos en igualdad de condiciones que la población nacional. Los migrantes y refugiados se enfrentan a múltiples obstáculos, en particular, vacíos legales debido a la falta de regulación y lineamientos claros, pues muchos tienen dificultades legales para acceder a bienes y servicios básicos (bancos, colegios, hospitales, trabajo, inmuebles, etc.).

6. Es importante la adopción no sólo de medidas contingentes, sino de políticas migratorias que contemplen un enfoque diferencial y con perspectiva de género, ya que existen necesidades e impactos diferenciados según el grupo poblacional (niños, niñas, adolecentes, mujeres, indígenas, afrodescendientes, etc.) previniendo las discriminación, re-victimización y vulnerabilidad, en los momentos de tránsito, destino y retorno.


1. Estos dos pactos hacen parte de un mecanismo multilateral de consultas y negociaciones que se enmarca en el objetivo 10.7 del Programa 2030 para el Desarrollo Sostenible, que tuvieron su inicio desde la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2016 y que se adoptarán en 2018.

2. Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para la Promoción Integral del Desarrollo Humano del Vaticano. Responder a los Refugiados y Migrantes. Veinte Puntos de Acción. Disponible en: http://www.clar.org/assets/responder.pdf

Para leer los aportes del SJR LAC y la RJM LAC al Proceso de Consulta de los Pactos Globales sobre Migrantes y Refugiados haga clic en Descargar en el documento relacionado a esta noticia.