Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Pistas para la homilía

  •   Domingo Octubre 19 de 2014
  •   Pistas para la Homilía del Domingo
  •    Jorge Humberto Peláez Piedrahita, S.J.

Delimitando áreas de competencia y responsabilidades

• Lecturas:
- Profeta Isaías 45, 1. 4-6
- I Carta de san Pablo a los Tesalonicenses 1, 1-5b
- Mateo 22, 1, 15-21

• En el evangelio de hoy encontramos una enseñanza del Maestro que ha sido objeto de innumerables comentarios y análisis a lo largo de los siglos: “Den al césar lo que es del césar, y a Dios lo que es de Dios”

• Al focalizar nuestra reflexión dominical en estas palabras del Señor, podemos establecer dos niveles de análisis: el primer nivel es el sentido directo de sus palabras en el momento en que fueron pronunciadas; el segundo nivel de análisis es leerlas en un contexto más amplio para iluminar situaciones complejas que vamos encontrando a lo largo de la vida.

• Empecemos, pues, con la exploración del sentido más directo e inmediato de las palabras de Jesús. El pueblo judío estaba sometido al poder romano. Eran unas relaciones difíciles con la potencia ocupante. De ahí que había que ser muy cuidadosos con las opiniones que se expresaban. Los enemigos de Jesús le tendieron una trampa para así poder acusarlo de ser un subversivo. Este es el veneno de la pregunta: “¿Es lícito o no pagar el tributo al césar?”. La respuesta que da Jesús es inmediata y brillante, evitando la trampa que le habían tendido.

• Lo interesante de su respuesta es que no solo supera la emergencia sino que da unos criterios para la coexistencia de la autoridad política con los valores religiosos dentro de una sociedad concreta. Ciertamente, no es fácil la convivencia de estos dos grandes actores de la vida social como son la política y la religión. Como lo confirma la historia, en muchos momentos uno de estos actores quiere doblegar al otro y ponerlo al servicio de sus intereses:

- De muchas maneras, el poder político ha pretendido imponerse sobre las estructuras religiosas. Para ello, acude a todo tipo de estrategias: limitando su radio de acción con leyes y decretos restrictivos, organizando campañas a través de los medios de comunicación existentes, asfixiando sus actividades al limitar el acceso a recursos económicos, manipulando para que sean nombrados dirigentes débiles o influenciables, etc. A través de estrategias de garrote y zanahoria, los políticos de todos los tiempos han pretendido subordinar la voz de la religión, sea para acallarla porque es incómoda, sea para utilizarla para sus fines.

- Igualmente, encontramos, dentro del Cristianismo y fuera de él, numerosos intentos de las autoridades religiosas para controlar el poder político o, al menos, para influir en sus decisiones. En este momento somos testigos del enorme peligro que significa el llamado Estado Islámico, que ha dado muestras de una cruel intolerancia con todos aquellos que no se identifican con sus fanáticas creencias.

• Decíamos al comienzo de esta meditación que las palabras de Jesús “den al césar lo que es del césar, y a Dios lo que es de Dios”, nos ofrecen dos niveles de análisis: el primero, es el sentido directo frente a unos interlocutores concretos que quieren crearle problemas a Jesúa; y el segundo nivel de análisis nos lleva a profundizar en el alcance de estas palabras en un contexto más amplio.

• Los invito a avanzar en esta exploración, ya que estas palabras de Jesús, “den al césar lo que es del césar, y a Dios lo que es de Dios”, son profundamente inspiradoras para establecer unos límites claros en cuanto al manejo de las responsabilidades, el ejercicio de las funciones que corresponden a los roles que nos han sido asignados, el manejo del tiempo y el uso de la libertad, en otros asuntos. Para ilustrar este amplio abanico de posibilidades, pongamos algunos ejemplos:

- Hay personas que no saben manejar de manera adecuada el tiempo que dedican al trabajo y el tiempo que dedican a la familia, siendo esta última la que resulta perjudicada, pues la pareja se siente abandonada y los hijos crecen sin el amor y el cuidado de sus padres, quienes no supieron dar al trabajo lo que era del trabajo y a la familia lo que era de la familia…

- Así como no puede haber confusión entre lo político y lo religioso, entre lo que es del césar y lo que es Dios, tampoco podemos hacer una lectura equivocada de los desórdenes e injusticias que encontramos en la convivencia humana, atribuyéndolos a Dios como si Él fuera responsable de las guerras, del desplazamiento forzado de millones de seres humanos y del cambio climático que está amenazando la calidad de vida de nuestro planeta. Estos males no pueden ser atribuidos a Dios sino que son el resultado de un equivocado uso de la libertad humana, que ha impulsado proyectos políticos perversos y modelos de desarrollo económico destructores.

• Es hora de terminar nuestra meditación dominical sobre las palabras de Jesús “den al césar lo que es del césar, y a Dios lo que es de Dios”. Además de ofrecer unos parámetros muy claros para el ejercicio de la función política y la expresión de la libertad religiosa, estas palabras también nos ofrecen pautas para delimitar responsabilidades, ejercer funciones y organizar tareas que reflejen una jerarquía de valores.