Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Pistas para la homilía

  •   Domingo Abril 12 de 2015
  •   Pistas para la Homilía del Domingo
  •    Jorge Humberto Peláez Piedrahita, S.J.

La experiencia transformante de la Resurrección

Lecturas:
Hechos de los Apóstoles 4, 32-35
I Carta de san Juan 5, 1-6
Juan 20, 19-31

El punto de partida del Cristianismo tiene un elemento diferenciador que lo hace absolutamente único en el conjunto de los movimientos religiosos de todos los tiempos. Nos referimos a la muerte y resurrección de Jesús, su fundador.

Cuando reflexionamos sobre el desarrollo que, en dos mil años, ha tenido este grupo de discípulos, constatamos que lo que los distingue no es la adhesión a un cuerpo doctrinal o a la ética particular de un sabio Maestro. Lo que distingue a sus discípulos es el anuncio de su Persona que, superadas las ataduras de la muerte, sigue viva y presente en medio de la Iglesia. ¡Es la novedad que celebramos en el tiempo litúrgico de la Pascua!

Los textos bíblicos que la liturgia pascual propone a nuestra consideración, recogen las experiencias vividas por la comunidad apostólica. La fuerza de su testimonio sigue resonando en nuestros tiempos, y constituye el núcleo de la evangelización de la Iglesia.

Los acontecimientos del Viernes Santo habían arrasado los sueños de este grupo de personas sencillas, que habían creído que este profeta excepcional cambiaría la historia de Israel, que en ese momento estaba sometido a la dominación romana. La cruz levantada en el Gólgota ponía punto final a una ilusión.

Sin embargo, en el amanecer del domingo empezaron a circular unos rumores muy particulares. El testimonio de las mujeres y de algunos de los apóstoles sugería que la historia no había terminado. Lo que más importa de los textos pascuales es la convicción con que expresan sus experiencias del Resucitado, a través de las cuales lograron superar las dudas y vacilaciones.

La experiencia del Señor Resucitado transformó la vida de estos hombres y mujeres, les cambió su lectura de los acontecimientos pasados, y transformó, a ellos y a nosotros, el proyecto de vida y la visión del mundo

¿En qué sentido les cambió su lectura de los acontecimientos pasados? Hasta antes de la resurrección, sus discípulos no habían entendido el alcance de la propuesta del Maestro, pues estaban totalmente condicionados por la cultura religiosa de su pueblo, que soñaba con la restauración de las viejas glorias de Israel. Por eso fue demoledor lo que vivieron el Viernes Santo, cuando fueron crucificados sus sueños y expectativas. Los encuentros con el Resucitado cambian su comprensión de los acontecimientos. Esas piezas, aparentemente sin sentido, de las palabras y acciones del Maestro, empezaron a encajar y se armaron dentro de una ingeniería diferente, una ingeniería no inspirada en expectativas de poder, sino que pasaba por la agenda del Siervo de Yahvé, la cual ya había sido esbozada por el profeta Isaías.

Todos los encuentros con el Señor resucitado refuerzan los mismos puntos: es el Señor; está vivo; no es un fantasma; los confirma en la fe; les confía una misión.

El texto del evangelista Juan, que acabamos de escuchar, tiene como figura central al apóstol Tomás quien, utilizando el lenguaje de la farándula, se “roba el show”. Millones de seguidores de Jesús hemos visto reflejadas las ambigüedades y vacilaciones de nuestra fe, en las palabras del apóstol: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y si no meto mi dedo en los agujeros de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré”.

Estas palabras resumen los sentimientos típicos de los escépticos de todos los tiempos, y su obsesión por obtener una evidencia científica que sirva de sustento a las afirmaciones y juicios. Sin embargo, la vida nos muestra que hay realidades muy hondas, cuya verdad se impone por caminos diferentes a los que suele utilizar la ciencia. Muchas de las respuestas a los interrogantes más profundos de la vida no se encuentran en los laboratorios, ni se llega a ellas desarrollando complejas ecuaciones.

El relato de los hechos de los Apóstoles nos muestra algunas consecuencias concretas de esta experiencia de la Resurrección y su impacto en el tenor de vida de las comunidades: “La multitud de los que habían creído tenía un solo corazón y una sola alma; todo lo poseían en común y nadie consideraba suyo nada de lo que tenía”. No debemos hacer una lectura ideológica de este texto, como si la Palabra de Dios estuviera emitiendo un juicio condenatorio sobre la propiedad privada. Nada de eso. El valor que se destaca es la solidaridad que inspiraba a la comunidad, para la cual la Resurrección del Señor no era una verdad doctrinal sino un dinamismo que transformaba todas las actividades de la vida.

Los testimonios pascuales son de una infinita riqueza. Dejemos que estas experiencias fundantes de la comunidad apostólica resuenen en nuestro interior. El Resucitado transformó sus vidas; abrámonos a la acción del Espíritu para que la buena noticia del Señor, quien está vivo y presente en su Iglesia, cambie nuestra manera de ser y actuar.