Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Aporte Ecológico a la homilía del domingo

  •   Domingo Abril 19 de 2015
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.

En el periódico el Tiempo, un famoso escritor esta semana santa sacó la lista de los pecados de qué arrepentirnos. Medio en broma, pero también en serio (pues no desconoce la gravedad de muchos de ellos) hizo una lista larga comenzando con los 10 mandamiento de la Ley de Dios, los 5 de la Iglesia, la cantidad enorme de la Torá y los más recientes denunciados en los documentos eclesiales sobre los abusos en la bioética y en la economía, como la corrupción y los abusos contra los pobres.

A ellos, por último añadió, los 30 pecados ecológicos denunciados por el Papa Francisco, como serían la cultura del descarte, los abusos derribando selvas para sembrar coca y otras drogas, la contaminación de las aguas, la destrucción de los ecosistemas, etc. Con estos pecados contra el Medio Ambiente, afirma que en total son 132.

Dicen que la humanidad se divide en dos: los que rezan “Señor enséñame a ver complicado lo que es sencillo” y los que rezan “Señor enséñame a ver sencillo lo que es complicado”. Estos últimos imitan al Papa Juan XIII, que no se dejó complicar cuando convocó el Concilio Vaticano II y le argüían algunos que tal tarea era muy complicada.

Pero el gran modelo en este aspecto es nuestro Señor Jesucristo, que al ser preguntado sobre cuál era el principal mandamiento lo resumió fácil: Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo. Como quien dice que la lista de pecados no sería de 132, sino de 3: No honrar a Dios y no tratar al prójimo como nos gusta que nos traten.

En estos 3 capítulos están incluidos hasta los pecados “ecológicos”. En efecto: ¿A quién le gusta que acaben con las flores bellas, con los árboles que nos dan alimentos, sombra, remedios, etc.? ¿A quién le gusta que le contaminen las aguas que vamos a beber? ¿A quién le gusta que maten los ecosistemas, con locomotoras mineras, como se está haciendo en nuestros países? ¿A quién le gusta que maten los animalitos con derrames de petróleo? ¿A quién le gusta que expulsen a los campesinos de sus tierras por estas causas?
A tantas personas que pecan en estos aspectos ecológicos, les viene bien leer la segunda lectura de hoy que dice: “El sabe que lo conocemos porque guardamos sus mandamientos. Quien afirma que lo conoce, pero no guarda sus mandamientos es un mentiroso, y la verdad no está en él” (Primera carta de Juan, 5, 4).

En el evangelio de este domingo, Jesús les recuerda a los discípulos cómo Él les abrió el entendimiento para que entendieran las Escrituras, el sentido de su muerte y resurrección, y “el llamado al arrepentimiento para obtener el perdón de los pecados” (Lucas 24, 48), fueran estos 132 o 3, donde se incluyen aquellos.