Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Aporte Ecológico a la Homilía del domingo

  •   Domingo Septiembre 23 de 2012
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.

Tal vez el libro que mejor iluminó la celebración de los 500 años de la Conquista de América fue el de Gustavo Gutiérrez, “Dios o el Oro de la Indias”. Ya muchos autores nos habían invitado a no emplear el término torcido de Descubrimiento. Se trató de una colonización, pero no de un descubrimiento.

Este libro nos muestra cómo hubo una lucha entre una verdadera evangelización y otra muy diferente. La primera fue promovida por dominicos, franciscanos y evangelizadores fieles a la propuesta de Jesús, a la que podríamos mirar, con los términos de la segunda lectura de hoy, como una “sabiduría que viene del cielo, se muestra pura y apacible, amable y dócil, llena de compasión y buenos frutos, imparcial y sincera” (Sant. 3,17).

La otra evangelización que podríamos llamar dorada, disfrazada de proyecto redentor de los indios, pero dejando ver los colores dorados de la ambición del Oro. Ya en su segunda venida a América, Colón encontró que se había producido muchos enfrentamientos entre los españoles y los indios. Y no ciertamente por amor al Evangelio.

Ante esta realidad fue valerosa la actitud de los dominicos de la Española quienes nombraron a fray Antón de Montesinos, para que expresaba la reflexión y el pensamiento de la comunidad: “Todos estáis en pecado mortal y en él vivís y morís. Decid: ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre a estos indios? ¿Con qué derecho autoridad habéis hecho tan detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras mansas y pacíficas?”. Estas frases tan duras la conservó el mejor representante de esta tendencia, fray Bartolomé de las Casas (Cfr. Gutiérrez G., Dios o el Oro de las Indias, Ed. Sígueme, Salamanca, 1990, pag. 29).

Con frases parecidas y con hechos como los que denuncia la Conferencia Episcopal Colombiana en este año, tendríamos que señalar e interrogar a muchas empresas transnacionales o nacionales que han despojado a comunidades indígenas, afros y campesinas, apoyadas en leyes de Desarrollo, para que de nuevo el Oro se convierta en el dios del Progreso.

Y cuál es la causa de ambos casos. Nos la plantea Santiago en su carta de hoy con toda claridad. Es el pecado de la codicia!: “¿De dónde viene que haya entre ustedes luchas y peleas? Pues de las pasiones que luchan en su propio cuerpo. Si codician una cosa y no pueden alcanzarla, comenten un homicidio” (Santiago 4, 1-2).

También de fondo podríamos descubrir otro pecado, el de la Competencia entre las diferentes clases de minerías, entre ellas las del petróleo, también esclava como la del Oro de las Indias. Ese tipo de competencia, aunque a un nivel diferente, es el que Jesús ayuda a descubrir a sus discípulos,
“que en el camino venían discutido sobre cuál de ellos ocuparía el primer lugar” (Marcos, 9, 34).

Hemos descrito un problema económico ecológico de gran envergadura. De alguna manera también a nivel más pequeño se plantea éste cuando alguien se gloría de tener un mejor anillo o adorno que otra persona.

Qué diferente sería que en lugar de hablar de codicia, envidia, de oro, dorados, desplazamientos e incluso asesinatos, en nuestro lenguaje predominaran palabras más ecológicas como cariño, cuidado, amor a la naturaleza. En otra homilía decíamos que encerramos la palabra cuidado entre cariño y amor, porque éstos se tienen que manifestar en obras. Y eso es precisamente lo que se nos exige como cristianos: el cuidar la naturaleza. Ese cuidado implica defender los ríos, los bosques, los humedales, los ecosistemas de las locomotoras mineras, mal manejadas.