Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Pistas para la homilía

  •   Domingo Septiembre 06 de 2015
  •   Pistas para la Homilía del Domingo
  •    Jorge Humberto Peláez Piedrahita, S.J.

Hagamos visibles a los invisibles de la sociedad

• Lecturas:
o Profeta Isaías 35, 4-7
o Carta del apóstol Santiago 2, 1-5
o Marcos 7, 31-37

• Los titulares de los medios de comunicación tienen como protagonistas a los poderosos del mundo: lo que hacen, lo que dicen, sus extravagancias y escándalos. Basta recordar lo que hemos visto y oído durante las últimas semanas: Los discursos pendencieros del presidente Maduro y su desvergonzada violación de los derechos humanos; las agresivas declaraciones de Donald Trump, quien aspira llegar a la Presidencia de los Estados Unidos atizando la xenofobia y olvidando que ese poderoso país ha sido construido por los inmigrantes de todo el mundo; las decisiones sobre el petróleo tomadas por los jeques árabes y las multinacionales.

• En pocas palabras, los que hacen noticia son los poderosos, que son unos pocos; los demás, los miles de millones de seres humanos que luchan silenciosamente para sacar adelante sus familias, son invisibles. Sólo aparecen en las noticias como estadísticas. Fríos e impersonales números sobre el desempleo, el hambre, la violencia, el desplazamiento forzado. Esto es lo que nos cuentan los medios de comunicación.

• Muy diferente es la dinámica de la historia de salvación, donde los grandes protagonistas son los pobres. Los favoritos de Dios son los más vulnerables. Es la historia escrita al revés, en la que los actores secundarios se convierten en protagonistas del relato.

• Esta anti-lógica de la historia de salvación alcanza su clímax en la encarnación del Hijo Eterno de Dios que se hace hombre en las entrañas de una campesina judía, en un rincón olvidado del planeta.

• Las lecturas de este domingo muestran la acción liberadora de Dios a favor de los ignorados de la tierra. Esa acción liberadora de Dios, que saca de su postración a los seres humanos agobiados por las enfermedades y el dolor, pide la cooperación nuestra. El amor providente de Dios pide la colaboración de nuestros labios para animar a los desalentados, nuestras manos para sostener a los que vacilan, nuestro corazón para acoger a los excluidos.

• Los invito a recorrer los textos bíblicos de hoy. Dejemos que nos hablen y descubran el plan de Dios.

• En la primera lectura, tomada del profeta Isaías, leemos: “Esto dice el Señor: Digan a los de corazón apocado: ¡Ánimo! No teman. He aquí que su Dios viene ya para salvarlos”

o En el Diccionario de la Real Academia Española, se define la palabra apocado “de poco ánimo o espíritu”. Hay personas que no tienen el vigor suficiente para hacer frente a la vida; por eso son incapaces de tomar la iniciativa; se contentan con reaccionar a lo que se va presentando.
o El texto del profeta Isaías nos motiva a pronunciar una voz de aliento. En muchas ocasiones, estos espíritus apocados son víctimas de una baja auto-estima, resultado de una educación equivocada. ¡Seamos generosos en reconocer las cualidades de nuestros hermanos! Todos los seres humanos necesitamos el reconocimiento, y esto nos da mayor seguridad personal.
o El mundo sería mucho más amable si, en lugar de pronunciar una ácida palabra de crítica, destacáramos el lado positivo de las personas.

• En su Carta, el apóstol Santiago pone en evidencia los dos comportamientos que solemos tener: expresamos respeto y acogida ante las personas importantes, y somos duros y discriminatorios con los pobres. El apóstol Santiago describe a los dos personajes-tipo: uno vestido lujosamente y con un anillo de oro; otro, vestido con harapos. Al rico le dicen: “Tú, siéntate aquí, cómodamente”; por el contrario al pobre le dicen: “Tú, ponte allá o siéntate aquí en el suelo, a mis pies”. El apóstol hace una pregunta que no permite respuestas evasivas: “¿No es esto tener favoritismos y juzgar con criterios torcidos?”

• A continuación, Santiago hace una observación, que es el núcleo de este texto: “¿Acaso no ha elegido Dios a los pobres de este mundo para hacerlos ricos en la fe y herederos del Reino que prometió a los que lo aman?”

• El relato del evangelista Marcos describe la curación de un hombre sordo y tartamudo. La seria discapacidad que padecía este hombre lo excluía de la vida social. ¿Quién quiere relacionarse con un sordo que además tiene serios problemas de lenguaje?

• La atención de Jesús se dirige hacia aquel que era considerado un estorbo. Lee su interior. Percibe el sufrimiento de sentirse aislado de la vida comunitaria. Y con su poder lo cura, y así destruye la muralla de incomunicación que lo ahogaba.

• La acción pastoral del Papa Francisco, sus impactantes palabras y sus gestos llenos de significado, tienen como protagonistas a los excluidos de la sociedad, a aquellos que, por una u otra razón, viven en la periferia de los procesos sociales. El discurso del Papa es absolutamente incluyente. Nos exhorta a los fieles para que hagamos de los invisibles de la sociedad el foco de la atención pastoral de la Iglesia.