Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Pistas para la homilía

  •   Domingo Septiembre 20 de 2015
  •   Pistas para la Homilía del Domingo
  •    Jorge Humberto Peláez Piedrahita, S.J.

Textos litúrgicos que parecen titulares de prensa

• Lecturas:

- Libro de la Sabiduría 2, 12. 17-20
- Carta del apóstol Santiago 3, 16—4,3
- Marcos 9, 30-37

• Después de haber escuchado la proclamación del texto del libro de la Sabiduría, nos sentimos muy impactados, porque parece la crónica de un periodista de hoy que denuncia conspiraciones de personajes desalmados, que se han puesto de acuerdo para acabar con la vida y honra de ciudadanos honestos.

• Dice el texto del libro de la Sabiduría: “Tendamos una trampa al justo, porque nos molesta y se opone a lo que hacemos; nos echa en cara nuestras violaciones a la ley, nos reprende las faltas contra los principios en que fuimos educados”.

• Estas palabras son muy semejantes a los diálogos que han sostenido abogados corruptos que han reclutado, a base de dinero y promesas de impunidad, al llamado cartel de los testigos falsos, que señalan como culpables a personas inocentes, vinculándolas a escándalos públicos que la sociedad civil rechaza. Respaldan sus señalamientos con descripciones muy pormenorizadas que tienen visos de realidad, y las ratifican bajo la gravedad de juramento.

• Las palabras del libro de la Sabiduría también nos hacen pensar en la pesadilla de los llamados falsos positivos, que fueron asesinatos de jóvenes humildes cometidos por militares corruptos, que los presentaron como guerrilleros muertos en combate, para así obtener un reconocimiento de sus superiores.

• Aunque nos separan muchos siglos de distancia, impresiona la afinidad de situaciones de ayer y de hoy. En síntesis, el libro de la Sabiduría nos describe hechos de maldad, fríamente planeados, contra personas honestas, que llevaban unas vidas pacíficas, en armonía con sus vecinos.

• La segunda lectura, tomada de la Carta del apóstol Santiago, busca las raíces teológicas de estos comportamientos torcidos: “¿De dónde vienen las luchas y los conflictos entre ustedes? ¿No es, acaso, de las malas pasiones, que siempre están en guerra dentro de ustedes? Ustedes codician lo que no pueden tener y acaban asesinando. Ambicionan algo que no pueden alcanzar y hacen la guerra”. El apóstol Santiago atribuye a la avidez por el dinero y al ansia de poder un porcentaje muy significativo de los males que se dan en el mundo.

• Detrás del cartel de los testigos falsos, detrás de los falsos positivos y detrás de tantos hechos de corrupción que todos los días acaparan los titulares de las noticias, hay una profunda crisis de los valores éticos. Se han desdibujado las fronteras entre el bien y el mal, entre la honestidad y la corrupción. Esto plantea dos grandes escenarios para la acción evangelizadora de la Iglesia: la familia y el sector educativo. Los padres de familia y los profesores son dos grandes protagonistas de la formación en valores, que no están asumiendo con suficiente claridad sus compromisos. Sus posiciones son ambiguas; han quedado atrapados en la lógica perversa de las estadísticas creyendo que si muchos lo hacen es porque está permitido o, al menos, tolerado.

• Siguiendo la sencilla metodología del VER-JUZGAR-ACTUAR, podemos decir que el libro de la Sabiduría se refiere a hechos que tienen sorprendentes similitudes con la realidad colombiana (=VER). El apóstol Santiago explora las raíces teológicas de estos comportamientos e identifica el dinero y el poder como dos poderosos motivos para apartarse del sendero de la justicia (=JUZGAR). Ahora lo invito a explorar el texto de Marcos, que nos abre horizontes nuevos (=ACTUAR).

• En la conversación que sostiene con sus discípulos, Jesús manifiesta cómo hará saltar en mil pedazos esa dinámica de pecado que subyace a todos estos comportamientos injustos, e instaurará un nuevo orden, que en nada se parece a lo que hasta entonces había experimentado la humanidad. Aun ahora, después de dos mil años de Cristianismo, la propuesta del Señor sigue sorprendiendo a la humanidad. Su propuesta se resume en dos imágenes: la cruz y los niños:

- El Maestro explica a sus discípulos los acontecimientos que le esperan: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; le darán muerte, y tres días después de muerto, resucitará”.
- Obviamente, los discípulos no entendieron una palabra de lo que Jesús les decía y no se atrevían a pedir aclaraciones. Ellos estaban bloqueados por su formación religiosa, cuyo imaginario era la venida de un Mesías revestido de poder. Ninguna otra cosa podía ser cierta.
- La segunda imagen que Jesús utiliza para expresar el orden nuevo que quiere instaurar es la de un niño, como símbolo de sencillez y transparencia: “El que reciba en mi nombre a uno de estos niños, a mí me recibe. Y el que me recibe a mí, no me recibe a mí, sino a Aquel que me ha enviado”.

• Que estos iluminadores textos que nos propone la liturgia de este domingo, los cuales hemos articulado dentro de la metodología de VER-JUZGAR-ACTUAR, nos permitan comprender en profundidad dónde está la raíz de las crisis que padecemos y dónde hay que buscar la solución.