Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Pistas para la homilía

  •   Domingo Abril 17 de 2016
  •   Pistas para la Homilía del Domingo
  •    Jorge Humberto Peláez Piedrahita, S.J.

El Buen Pastor, el Papa Francisco y las Vocaciones
• Lecturas:

- Hechos de los Apóstoles 13, 14. 43-52
- Apocalipsis 7, 9. 14-17
- Juan 10, 27-30

• En este domingo, la Iglesia nos invita a venerar la figura del Buen Pastor, que era una de las representaciones preferidas del Señor por parte de las comunidades cristianas de los primeros siglos. Es muy frecuente encontrar esta imagen en los cementerios e iglesias paleocristianas. En este contexto, la Iglesia nos invita a participar en la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, para que el Señor suscite numerosas y santas vocaciones que acompañen a las comunidades en su caminar hacia la Casa del Padre. Que sean pastores que sigan el ejemplo del Buen Pastor.

• El Evangelio de san Juan nos trae un breve texto sobre el Buen Pastor. Quisiera invitarlos a hacer algunas consideraciones sobre las ovejas y sobre el Pastor. Respecto a las ovejas, llaman la atención los tres verbos utilizados: escuchar – conocer – seguir:

- “Mis ovejas escuchan mi voz”. Jesucristo es la plenitud de la Revelación. A través de sus parábolas, Él nos descubre el amor de Dios en su misterio más profundo como Padre amoroso y el Reino que viene a instaurar. Quienes no pudimos escuchar presencialmente su predicación, lo hacemos cuando leemos los Evangelios y participamos en la vida de la Iglesia. En palabras del Padre Karl Rahner, distinguido teólogo del siglo XX, somos “Oyentes de la Palabra”.

- “Yo las conozco”. Pertenecer a este rebaño no significa perder nuestra identidad. El Buen Pastor conoce la singularidad de cada una de sus ovejas. Por eso la oración del creyente no tiene que abundar en palabras ni preocuparse por contextualizar situaciones. El Buen Pastor nos identifica perfectamente, conoce nuestra historia con sus luces y sombras; así nos ama.

- “Ellas me siguen”. Las ovejas siguen al pastor, y los discípulos siguen al Maestro. No hemos emprendido una aventura loca. A pesar de todas las incertidumbres, el Señor resucitado nos dice que es el camino, la verdad y la vida. Esto marca una diferencia sustancial con quienes se comprometen con un proyecto liderado por un líder social o político. En el seguimiento de Jesús, el objetivo final está asegurado. Cuenta con la garantía de la Resurrección.

• ¿Cuál es la oferta de valor que hace a su rebaño el Buen Pastor? “Yo les doy la vida eterna y no perecerán jamás; nadie las arrebatará de mi mano”. Como lo dirían las compañías de Seguros, el Señor nos ofrece una póliza que cubre todos los riesgos. ¡Imposible aspirar a algo mejor! A pesar de todas las contingencias, el Buen Pastor estará junto a nosotros. Por eso, creer en el Señor Jesús no consiste en recitar unas doctrinas ni poner en práctica un código moral. La fe es un acto de confianza y amor en la Persona del Señor Resucitado.

• Después de profundizar en algunos rasgos del Buen Pastor siguiendo el relato del evangelista Juan, detengámonos en la escena que nos describe el libro de los Hechos de los Apóstoles. Allí encontramos a Pablo y Bernabé, que realizan su primer viaje apostólico a las poblaciones del Asia Menor. Inspirados por el Buen Pastor, asumen la responsabilidad como pastores de estas comunidades nacientes, a las que anuncian la Buena Nueva del Resucitado. Como encuentran una fuerte resistencia entre la comunidad judía, se dirigen a los paganos. Oigamos las palabras de Pablo: “La Palabra de Dios debía ser predicada primero a ustedes; pero como la rechazan y no se juzgan dignos de la vida eterna, nos dirigiremos a los paganos”. Pablo y Bernabé son pastores totalmente comprometidos con sus comunidades; interactúan con todos; no piensan en su comodidad personal ni en su seguridad. Son un inspirador ejemplo para la Iglesia misionera que no se instala dentro de unas estructuras protegidas sino que sale a la periferia.

• En esta fiesta del Buen Pastor es inevitable hacer una referencia al Papa Francisco. El estilo de su ministerio se inspira en el Buen Pastor. Quiere que los sacerdotes y obispos tengan olor a oveja. En sus intervenciones pide tender las manos para acoger a todos los que sufren. El anuncio de la misericordia se ha convertido en elemento diferenciador de su pontificado. Acaba de salir la Exhortación Apostólica La Alegría del Amor (Amoris Laetitia). La comunidad eclesial no ha tenido tiempo de leerla. Toda ella está escrita en clave del Buen Pastor. El Papa Francisco está revolucionando la pastoral de la Iglesia. Por eso están regresando a la Casa Materna, la Iglesia, muchos que se habían sentido excluidos.

• En este día en que dirigimos nuestros ojos al Buen Pastor, pidamos al Señor que suscite la vocación de jóvenes generosos que quieran dedicar sus vidas al acompañamiento de las comunidades, como pastores a sus rebaños, compartiendo sus alegrías y tristezas, y motivándolas con su palabra y testimonio.