Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Aporte Ecológico a la homilía del domingo

  •   Domingo Abril 17 de 2016
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.

El evangelio de hoy toca un tema típico de la Ecología, aunque a primera vista no se vea tan claro. Se trata del cuidado por la creación y el dar la vida por los hermanos.
Jesús toma un ejemplo de la vida del campo, el buen pastor que tiene cuidado de las ovejas. Jesús, por supuesto, no se contenta con esta actitud tan bella del cuidarlas, sino que va más adelante, “expone su vida” por ellas. Es decir se la juega del todo. Eso fue lo que hizo Jesús en su vida.
“Yo soy el buen pastor. Y un buen pastor expone su vida por sus ovejas. El que sólo trabaja por la paga y no es pastor, como no son suyas las ovejas, ve venir el lobo y huye, abandonando las ovejas” (Juan 10, 11-12).
Más adelante, Juan, como narra el evangelio de hoy, nos dice: “Mis ovejas obedecen cuando yo las llamo; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna, y no se perderán jamás. Y nadie las arrebataré de mis manos (Juan 10, 27-28).
Hoy existen unos pastores anónimos que han dado su vida por las ovejas. Hablamos de casos, como el de Berta Cáceres en Honduras, que defendió los derechos del medio ambiente y del pueblo indígena y aumentó la lista de los asesinatos de defensores de la tierra y del medio ambiente.
Luchar contra la explotación minera, petrolífera y forestal se ha convertido en una arriesgada hazaña, sobre todo en los países que poseen grandes riquezas naturales y mineras.
Brasil, Colombia, Filipinas, Honduras y otros 3 países encabezan la lista de países que, entre el 2002 y 2014, sumaron 913 homicidios de activista medioambientales de los 1.024 conocidos en todo el mundo en ese mismo período.
En muchos casos la motivación no debió ser del todo religiosa, pero sí al menos humana. No se les podrá aplicar la frase del Apocalipsis de hoy: “Estos son los que pasaron por la gran tribulación, y lavaron y blanquearon sus túnicas en la sangre del Cordero” (Ap. 7,14). Pero sí de ellos podremos decir que defendieron el regalo de la Creación para todos los seres humanos.
No han sido personas que tuvieron como dios al dinero, como ha sido el caso de aquellas personas que aparecieron en la lista del paraíso fiscal, encargado de robar impuestos, que apareció en Panamá en los días pasados.