Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Aporte Ecológico a la homilía del domingo

  •   Domingo Octubre 02 de 2016
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.

Qué bueno que después de un plebiscito que nos pide a todos votar por un SI o un No, y cuyo resultado sabremos esta noche, pasemos a la acción, al postconflicto. Una acción que nos coloca en una misión difícil, como es construir una paz a todo nivel, personal, familiar, vecinal y nacional, como nos ha solicitado el arzobispo de Bogotá a todos los cristianos.

La paz personal y familiar que se funda en el amor y el perdón, en el vivir con tranquilidad. Una paz que es vivir con una gran fe, como la que pidieron los apóstoles en el evangelio de hoy y a los cuales Jesús les contestó, con una bella exageración:”Si la fe que tienen fuera tan grande como un granito de mostaza, le ordenarían a este árbol de morera que se arranque de raíz y se plante en el mar, y les obedecería” (Lc 17, 6).

Esa paz que se nos invita vivir con los vecinos y que se demuestra en detalles como el de no arrojar papeles en el suelo para no tapar las cañerías y causar después inundaciones por este motivo.
Por último, la paz en nuestro país. En donde la guerra y la avaricia han causado males tan grandes como la cantidad de muertos o de personas que han sufrido el secuestro. Más aún, como los dolores de la naturaleza, cuya deforestación que en el año pasado alcanzó a un total de 124.035 hectáreas, aunque reduciendo en un 12% por ciento la tala en comparación con el año 2014. Sabemos que la deforestación perjudica en especial a los campesinos.

Qué bueno que nuestros gobernantes y congresistas pudieran decir, en lugar de buscar lucros y ganancias injustas, esa frase del con la que Lucas concluye el evangelio de hoy: ”No somos más que servidores sin mérito alguno; no hemos hecho sino cumplir nuestro deber”. (Lc.17,10).

Pidamos hoy al Señor por la paz del país y por la conversión de este tipo de personas, que tanto mal hacen, como también lo están haciendo quienes se dedican al narcotráfico, en especial con la juventud y a la niñez.