Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Apuntes del Evangelio

  •   Domingo Enero 22 de 2017
  •   Apuntes del Evangelio
  •    Luis Javier Palacio Palacio, S.J.

Cambio de escenario - Mateo 4:12-23

El evangelio de Marcos da como razón para el cambio de residencia de Jesús de Nazaret a Cafarnaún el haber sabido de la prisión del Bautista. La predicación del Bautista, por crear una fuerte reacción mesiánica, hizo temer a Herodes Antipas un movimiento revolucionario; es el argumento que trae el historiador judío Flavio Josefo.

Los evangelios enfatizan más el aspecto moral por la censura del matrimonio de Herodes con Herodías, mujer se su hermano Filipo. El Bautista fue encarcelado en Maqueronte y luego degollado. También nos dice que Jesús en Nazaret no tuvo una buena acogida aplicándose la suerte de los profetas. En realidad los profetas son incómodos en cualquier parte o sociedad.

Cafarnaún era básicamente una ciudad de gentiles por los muchos romanos y otros extranjeros que allí vivían y es mencionada en el Antiguo Testamento. De ahí que las palabras del profeta Isaías no sean una cita textual, sino acomodadas a la manera de escribir. El profeta hablaba del mar Mediterráneo y Mateo lo aplica al lago de Galilea. El pasaje se refiere a las invasiones asirías de Teglatfalasar III, según los libros de las Crónicas y los Reyes. En estas invasiones y deportaciones sufrió especialmente todo el territorio de Neftalí, que era una de las antiguas doce tribus. Galilea, además de las deportaciones, sufrió infiltraciones paulatinas de colonos gentiles: arameos, itureos, fenicios y griegos. Por esto los judíos (tribu de Judá) tenían a los Galileos como inferiores y casi como gentiles.

La idea popular era que Yahvéh habría revelado el futuro a los profetas, en lenguaje oscuro pero bien interpretado daría razón de lo sucedido. Varias veces hemos comentado lo inadecuado de tal apreciación de los profetas. En Cafarnáun está el hogar de Pedro, Andrés y Mateo. Jesús empieza a predicar con un lenguaje similar al del Bautista: ¡Conviértanse! pero marcando a la vez la diferencia porque el Bautista pedía conversión para escapar el juicio divino y Jesús «porque se acerca el reino de Dios». El enfoque de la conversión para el Bautista era pesimista y el de Jesús optimista.

Tan importante es el término conversión que a veces se suele usar su original griego METANOIA (cambio de manera de pensar). Al traducirse en la Vulgata (Biblia oficial latina por siglos y traducida por Jerónimo en el siglo IV) por PENITENCIA, el cristianismo tomo un viraje penitencial y ascético que empobreció su sentido. Aparece 24 veces en el Nuevo Testamento y las 24 veces fue traducido por penitencia. Marcos nos narra luego el llamamiento de los cuatro primero discípulos de manera sumaria. Según el evangelio de Juan habrían sido sus discípulos que luego siguieron a Jesús cuando es señalado como el Cordero de Dios. Pero Mateo no menciona tal pertenencia ni nos dice si habrían sido bautizados por Juan Bautista. No hay mérito especial para ser llamados a no ser para mostrar que Jesús no es un predicador carismático en solitario sino quien desea un grupo de personas que continúen su misión. No va el grupo de seguidores —se nos dan cuatro listas de doce con variaciones— a fundar una religión tradicional con lugares sagrados ni sitios de adoración que compitan con el Templo y la sinagoga.

El llamado es tan genérico como ser “pescadores de hombres”. Lucas añade un detalle no exento de significado: “pescadores de hombres vivos”(1). Los dos primeros llamados, Pedro y Juan, serán testigos de la Transfiguración (metamorfosis en griego que es otro término para significar conversión en algunos Padres de la Iglesia). Los Hechos de los Apóstoles se centrarán en las actividades de Pedro y Pablo (el décimo tercer apóstol) aunque éste no aparece en ninguna de las cuatro listas. Define una manera nueva y definitiva de ser apóstol por llamado expreso del Resucitado: «Porque os hago saber, hermanos, que el evangelio por mí predicado no es de hombre, pues yo no lo recibí o aprendí de los hombres, sino por revelación de Jesucristo» (Gal 1:11-12). Incluso es bastante improbable que Pablo hubiera conocido a Jesús físicamente, aunque pudieron coincidir en Jerusalén cuando Saulo era ferviente fariseo.

De las actividades de los demás discípulos apenas si conocemos algunos detalles, siendo más abundantes los de Judas para buscar explicar la muerte de Jesús a manos de sus contradictores. Que los primeros apóstoles sean pescadores y no pastores o artesanos como se nos dice de los primeros que van a ver a Jesús en Belén (según Lucas) y de José (artesano), muestra que el paso de Nazaret a Cafarnaún no es solamente geográfico sino de perspectiva(2) . El pez pasó a ser el primer símbolo popular del cristianismo antes que la cruz. Pez en griego es ICHTHYS que es el acróstico de “Jesu-Cristo, Hijo de Dios, Salvador”.

Muchos relatos tendrán que ver con pesca, redes, barcas, tormentas, zozobras, bancos de peces, pez asado, pececillos compartidos que aluden al lago de Galilea que era visto por un pueblo no marinero como el pueblo judío, como el mar de Genezaret o Galilea. Tiene 30 kilómetros de largo, por diez de ancho por una profundidad máxima de 30 metros, pero abundante en pesca y muy poblado en sus orillas. El título de apóstol se dará también a misioneros que llevaron el mensaje por primera vez a algunos tierras como Patricio apóstol de Irlanda, Cirilo y Metodio apóstoles de los eslavos. Precisar los personajes bíblicos no es tarea fácil y probablemente no tan necesaria.

Tradicionalmente se ha hablado de tres personajes con el nombre de Santiago. El primero es el “hermano de Juan” y se le ha dado el título de Santiago el Mayor por ser llamado antes del segundo llamado Santiago el Menor. Es martirizado en Jerusalén como el primer mártir de los judeo cristianos (Hc 12:2) Santiago el Menor es llamado “hijo de Alfeo”, y para algunos el que Pablo llama el hermano del Señor y habría sido jefe de la iglesia en Jerusalén con lo cual se seguiría la costumbre judía de heredar cargos religiosos.

Se postula un tercer Santiago de Cleofás como un comodín para desenredar parentescos con la “otra María”. Vale la pena anotar el valor que tiene para la iglesia Ortodoxa (oriental) el apóstol Andrés quien es el primer llamado en el evangelio de Juan. Cumple en la iglesia Ortodoxa el papel de Pedro en la Iglesia Latina (romana). Según la tradición muere mártir a manos de los romanos en el año 60 y para no ser crucificado como Jesús ni como Pedro elige una cruz en forma de X, llamada “cruz de San Andrés(3)”. Andrés significa en griego “viril”, “masculino”. Habría sido crucificado en Petras (entonces Grecia y hoy Siria). El cambio real es la metanoia (conversión) que dura toda la vida.

Notas:
  1. Pocas Biblias destacan este detalle, pero la palabra griega utilizada marca la diferencia entre alieus (Mateo) y zoogron (Lucas).
  2. Que en Jesús se den cambios no es de extrañar pues el bautismo de Juan era para conversión y Jesús lo recibe. El relato de la mujer Sirofenicia se llamó por siglos “el evangelio de la mujer de convirtió a Jesús”. El relato de las tentaciones en el desierto y en Getsemaní ilustran su conversión (vuelta a Dios).
  3. Es la que aparece en las banderas de Escocia y el Reino Unido.