Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Aporte Ecológico a la homilía del domingo

  •   Domingo Enero 22 de 2017
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.

Cuando Jesús salió a predicar ya en forma, Mateo le aplica, en el evangelio de hoy, la profecía de Isaías: “El pueblo que andaba en tinieblas vio la luz de un gran día; vivía en sombras de muerte, y una luz les brillo”.

Hoy en muchos sentidos también andamos en tinieblas. Por ejemplo, en la manera como se está destruyendo el pulmón del mundo, la Amazonía. En primer lugar esto se está haciendo con las concesiones mineras. A las 800 que se han concedido, se añaden 6.800 nuevas peticiones, esto según el Informe Amazonía Viva de WWF, entidad que abarca 5 millones de socios en todo el mundo. Es decir, más deforestación, más contaminación de las aguas…

Más del 37% de los territorios indígenas de estas regiones, están en riesgo por culpa de cerca de 500 contratos mineros, que amenazan las aguas de estas comunidades amazónicas por el mercurio con que las contaminan.

Existe más de 20 proyectos de construcción de carreteras gigantes, lo que causará también un rápido aumento de la pérdida de bosques. Un último dato: en la Amazonía hay 154 represas para la producción de energía hidroeléctrica y se planea la construcción de otra 277 en los próximos años. Esto causará grandes impactos en la ecología y la economía.

Todo esto se puede llamar tinieblas, por más luminosas que aparezcan. Por eso no es extraño que el Papa Francisco hablando de este problema de los pulmones del planeta y de su importancia, nos advierta cómo “existen propuestas de internacionalización de la Amazonía, que sólo sirven a los intereses económicos de las corporaciones internacionales” (Laudato Si, Alabado seas, n. 38).

Jesús vino a predicar el Reino, el Amor, la Justicia, el Bienestar para todos, en especial para los pobres. Por eso su luz nos ilumina cuando hablamos de tinieblas tan grandes como las que hemos mencionado, pero también de las más pequeñas, de esas que nos quitan la luz a cada uno de nosotros.