Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Aporte Ecológico a la Homilía del domingo

  •   Domingo Diciembre 09 de 2012
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.

Hay robos que son fáciles de descubrir e incluso de llamar al instante a la policía. En cambio, existen robos difíciles de detectar por lo sutiles. Es el caso uno en esta Navidad. Vamos a explicar de qué robo se trata, a partir de tres bellísimos textos de esta liturgia de la segunda semana de Adviento. ¿Quiénes nos están robado y siguen haciéndolo?

En la reunión de Río+20, el presidente de Uruguay denunció cómo en lugar de una Economía Verde, nos están engañando con una Economía pintada de Verde. Lo mismo está pasando con la Navidad. Desde hace casi dos meses la sociedad de consumo, las grandes transnacionales, la propaganda de la prensa y televisión, nos han estado pintando de colores navideños la venta de vestidos de moda, de electrodomésticos, zapatos, relojes, cosméticos y todo tipo de bienes. ¿Y qué nos están robando?

Los siguientes textos de la liturgia de este domingo, nos presentan claramente de qué tipo de atraco se trata. Son textos que nos dan una gran felicidad al leerlos, sea que los apliquemos a la Primera o Segunda Venida de Cristo o más en concreto a la Venida de Jesús en esta Navidad del 2012.

Para preparar la Primera Venida, Dios envió a Juan Bautista, de quien Lucas describe así su personalidad y su misión: “Voz del que grita en el desierto: preparen el camino al Señor, nivelen sus senderos, todo barranco será rellenado y toda montaña o colina será rebajada; los caminos torcidos se enderezarán, y los desnivelados rectificarán. Y todos verán la salvación de Dios” (Lucas 3, 5-6).

En los dos últimos versículos de la lectura de Baruc, al describir el regreso del desierto y restauración de la nación, leemos: “el ha ordenado a los bosques y a todos los árboles aromáticos que den sombra a Israel. Porque Dios conducirá a Israel con alegría al resplandor de su gloria en medio de su misericordia y de su fuerza salvadora” (Baruc 5,8-9). Se trata de algo que sin duda en los últimos años hemos estado añorando para nuestro país. Algo que quisiéramos vivir en esta Navidad.

Y en Filipenses leemos: “Estoy convencido de que Dios que comenzó entre en ustedes una obra tan buena, la llevará a feliz término para el día en que Cristo Jesús se manifieste” (Fil. 1, 6). Tenemos todo el derecho, como lo hacen muchos santos padres, de intercalar entre la primera venida de Jesús, con su Encarnación y Nacimiento, otras “veniditas” , antes de la Segunda Venida al fin del mundo, la que se será en el día y en la hora que nadie conoce, como nos lo advierte Marcos (13, 32).

Estas venidas, son las que nos están robando ya hace años esta sociedad del capitalismo salvaje y añadámosle en este caso, “ladrón”. Nos están pintando todo de color navideño para que no nos demos cuenta. Al menos, de nuestra parte: No lo permitamos!

En otras palabras, dediquemos tiempos a la oración, a la visita de los enfermos, de los amigos, al juego con los hijos, a los compromisos con los grupos eclesiales. Hagamos que esta novena de navidad, sea un encuentro comunitario.

N.B. En las ediciones San Pablo están vendiendo una Novena Ecológica de Navidad. Adaptándola al grupo familiar o eclesial, puede resultar muy útil para profundizar en la problemática actual del medio ambiente.