Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

La fe no es un discurso teórico

  •   Domingo Febrero 24 de 2013
  •   Pistas para la Homilía del Domingo
  •    Jorge Humberto Peláez Piedrahita, S.J.

• Lecturas:
o Libro del Génesis 15, 5-12. 17-18
o Carta de san Pablo a los Filipenses 3, 17 – 4,1
o Lucas 9, 28b-36

• Después de haber escuchado las lecturas que la liturgia propone a nuestra consideración, quedamos impactados por la solemnidad del relato de la Transfiguración: la figura de Jesús es transformada; junto a Él aparecen dos grandes líderes espirituales de Israel, Moisés y Elías; la nube que los envuelve, y la voz que afirma su identidad. Esta escena recapitula los elementos característicos del género literario de las teofanías, que eran manifestaciones particularmente solemnes de Dios, y que encontramos en diversos momentos del Antiguo y del Nuevo Testamento.

• Teniendo como telón de fondo la Transfiguración del Señor, los invito a que leamos los tres textos bíblicos de hoy – Génesis, carta a los Filipenses y Lucas – en lo que tienen de común en cuanto experiencias de Dios. El domingo anterior, primer domingo de Cuaresma, meditamos sobre la fe como experiencia de Dios; sigamos avanzando en este mismo tema, pues nos ofrece una veta de enorme riqueza espiritual.

• Teniendo como hilo conductor la experiencia de Dios, vayamos a la primera lectura, tomada del libro del Génesis. El gran protagonista es Abraham; este pastor nómada será escogido como tronco que dará origen a los pueblos semitas; árabes y judíos lo reconocen como su ancestro común; y los cristianos hablamos de Abraham como nuestro padre en la fe.

• Por esos designios cuya lógica se nos escapa, Dios puso sus ojos en este hombre sencillo que se convirtió en gran protagonista de la historia religiosa y política de la humanidad. En este texto del libro del Génesis, nos sorprende la informalidad del estilo literario; Dios se dirige a este pastor nómada en términos coloquiales; parecería la conversación de dos viejos amigos que tienen una agradable tertulia al atardecer.

• El resultado de esta conversación es algo inimaginable. Dios manifiesta su voluntad de establecer una relación especialísima con Abraham y sus descendientes, la cual cambió la historia de las religiones. Volvamos a leer el texto: “De esta manera hizo el Señor aquel día, una alianza con Abraham diciendo: A tus descendientes doy esta tierra, desde el río de Egipto hasta el gran río Éufrates”.

• Ahora bien, lo significativo de esta manifestación de Dios no es su sentido geográfico ni su impacto en cuanto a la propiedad de la tierra – tema bastante complicado -, sino su dimensión religiosa: Dios se hace presente en la historia de un pueblo, e irá descubriendo su plan de salvación a esta comunidad que tiene como tronco a Abraham; esta auto manifestación de Dios llegará a su plenitud en Jesucristo, que es la Palabra eterna del Padre que se hace hombre. Queremos subrayar que el punto de partida de la Alianza es la profunda experiencia de Dios que vive el viejo Abraham; impresiona ver ese encuentro maravilloso entre el Dios infinito y trascendente que comparte con este pastor analfabeta.

• Decíamos al comienzo de esta meditación que los tres textos litúrgicos de hoy tienen como común denominador la experiencia de Dios: experiencia de intimidad con el Padre en la escena de la Transfiguración; una experiencia de diálogo sencillo y profundísimo de Abraham con Yahvé; este patriarca pasó de la religiosidad politeísta de sus mayores al descubrimiento de un Dios personal y trascendente que se quiere comunicar a través de los acontecimientos de una comunidad.

• Teniendo como clave de lectura la experiencia de Dios, ¿qué elementos nos ofrece el texto de san Pablo que hemos escuchado? Él dice a los habitantes de la ciudad de Filipo que acoger la persona y el mensaje de Jesucristo conduce a la transformación de la conducta:

- La fe en Jesucristo no es un discurso teórico, como el que comparten los seguidores de una determinada escuela política o movimiento filosófico. La fe en Jesucristo no es ideología sino una opción de vida.

- Por eso san Pablo se refiere a los que viven, de manera incoherente, la fe; y se expresa con dolor: “Como muchas veces se lo he dicho a ustedes, y ahora se lo repito llorando, hay muchos que viven como enemigos de la cruz de Cristo. Esos tales acabarán en la perdición, porque su dios es el vientre, se enorgullecen de lo que deberían avergonzarse y sólo piensan en cosas de la tierra”.

Dios tocó el corazón de Abraham y lo llamó a colaborar en su plan de salvación; la respuesta de este pastor nómada fue incondicional. San Pablo exhorta a la comunidad de Filipo a que viva su vida de manera coherente con los valores del Evangelio. Así pues, la liturgia de este segundo domingo de Cuaresma, que tiene como texto central el relato de la Transfiguración del Señor, nos invita a reflexionar sobre la fe como una experiencia de Dios; experiencia que viviremos a través de la lectura meditada de la Biblia, a través de los sacramentos de la Iglesia y a través del servicio a los hermanos.