Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Transparencia e innovación, retos para la Iglesia

  •   Domingo Marzo 17 de 2013
  •   Pistas para la Homilía del Domingo
  •    Jorge Humberto Peláez Piedrahita, S.J.

• Lecturas:
- Profeta Isaías 43, 16-21
- Carta de san Pablo a los Filipenses 3, 7-14
- Juan 8, 1-11

• Los Cardenales de todo el mundo, menores de 80 años, han viajado a Roma con el fin de escoger al sucesor de Benedicto XVI. Durante los primeros días se reunieron para analizar el estado actual de la Iglesia y trazar el perfil del líder espiritual que orientará a la comunidad de fe durante los próximos años. A partir del martes 12 de marzo, se han reunido en Cónclave; el funcionamiento de este cuerpo electoral está cuidadosamente reglamentado.

• En el momento de escribir esta meditación dominical no conocemos los resultados. Pedimos fervientemente al Señor que el nuevo Papa tenga la fortaleza espiritual y las competencias de liderazgo que le permitan gobernar a la Iglesia en el convulsionado contexto cultural de hoy.

• Los fieles están pidiendo unos ajustes de fondo en el estilo de conducción de la Iglesia; en este breve espacio de la homilía, nos referiremos a dos tópicos: transparencia y respuesta a los signos de los tiempos.

• En épocas anteriores, el secretismo era un estilo ampliamente aceptado: en las familias, había temas importantes de los cuales nunca se hablaba; los gobernantes tomaban decisiones de espaldas a los ciudadanos; y en la marcha cotidiana de la Iglesia hay muchos temas que siguen siendo tabú.

• Ahora bien, la cultura del secretismo es insostenible, pues los medios de comunicación sacan a la luz las intimidades de los personajes públicos y de las instituciones. Más aún, la cultura democrática de nuestra época pide rendición de cuentas. Tenemos que reconocer que todavía hay sectores dentro de la Iglesia reacios a afrontar con decisión los desafíos de la transparencia; ha habido encubrimiento de delitos sexuales de miembros del clero y hay sospechas de lavado de activos a través del Banco Vaticano. Benedicto XVI tuvo intervenciones muy valerosas; el nuevo Papa deberá llegar hasta el fondo. La credibilidad de la acción evangelizadora de la Iglesia exige transparencia en la información y contundencia en las decisiones.

• Decíamos al comienzo de esta meditación que los fieles están pidiendo ajustes de fondo en el estilo de conducción de la Iglesia; ya hablamos del primer tópico, la transparencia; pasemos al segundo tópico, la respuesta a los nuevos signos de los tiempos.

• Ciertamente, el Magisterio de la Iglesia no puede modificar la doctrina de acuerdo con las encuestas de opinión; los grupos de presión no pueden cambiar el contenido de los Diez Mandamientos ni la radicalidad del mensaje del Evangelio.

• Este rechazo firme del oportunismo político no significa que la Iglesia sea observadora insensible de los nuevos desafíos que van apareciendo en la cultura contemporánea, la cual se va moviendo a velocidades de vértigo. La comunidad de los fieles, presidida por sus Pastores, debe preguntarse continuamente cómo vivir la fidelidad al Señor en un mundo cambiante. Hay que estar leyendo con atención los signos de los tiempos.

• La acción evangelizadora de la Iglesia no puede contentarse con repetir un discurso pastoral que pudo ser válido en otros contextos culturales, pero que resulta incomprensible para las nuevas generaciones. La nueva Evangelización debe integrar la fidelidad a la Tradición y la innovación.

• La Iglesia no es un invento humano sino que ha sido fundada por Jesucristo; proclama, a lo largo de los siglos, la muerte y resurrección del Señor, y la nueva vida que Él nos comunica a través de la Palabra y de los sacramentos de la Iglesia. Ahora bien, cada generación afronta retos particulares; por ejemplo, hay una enorme diferencia entre las expectativas y retos de una familia rural en la Edad Media y los que debe resolver una familia en el siglo XXI.

• Por eso la acción evangelizadora de la Iglesia no puede refugiarse en la seguridad de la repetición de un discurso pastoral obsoleto. Permaneciendo fiel a la Persona y al mensaje de Jesucristo, debe ser profundamente innovadora, de manera que llegue al corazón de una sociedad desorientada que busca sentido. Que el Espíritu Santo conceda al nuevo Papa la sabiduría y la firmeza para responder a estos clamores de una mayor transparencia y que dinamice la acción pastoral de la Iglesia de acuerdo a los signos de los tiempos.

• Las lecturas de este V domingo de Cuaresma enriquecen estas reflexiones hechas en el contexto del Cónclave que elige al sucesor de Benedicto XVI:

- El profeta Isaías habla de innovación: “No recuerden lo pasado ni piensen en lo antiguo; yo voy a realizar algo nuevo. Ya está brotando. ¿No lo notan? Voy a abrir caminos en el desierto y haré que corran los ríos en la tierra árida”.

- En el texto que escribe a los Filipenses, san Pablo dice que la experiencia de Cristo le ha modificado sustancialmente la escala de valores: “Todo lo que era valioso para mí, lo consideré sin valor a causa de Cristo. Todo lo considero como basura, con tal de ganar a Cristo y de estar unido a Él”. Inspirador texto para una Iglesia que quiere ser mucho más transparente en su gestión e innovadora en su pastoral.