Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

DIÁLOGOS sobre el Evangelio del Domingo, por José Martínez de Toda, S.J., Domingo 5B Pascua: Vid, 6 mayo 2012

  •   Domingo Mayo 06 de 2012
  •   Guión para la Radio
  •    José Martínez De Toda, S.J.

Especialmente para Radio

“Sin mí Ustedes no pueden hacer nada” (Jn 15, 1-8)

( martodaj@gmail.com)

Moderador/a: Buenos días. Estamos aquí en el Estudio… (Se presentan los participantes).

El Evangelio del domingo de hoy nos presenta la alegoría de la vid y los sarmientos. La vid es una planta muy apreciada, pues ella produce las uvas, y de ellas viene el vino. Jesús se compara a la vid, y quiere que nosotros los sarmientos nos mantengamos unidos a Él, si queremos producir frutos de verdadero amor. Escuchemos el Evangelio.

Lectura del santo evangelio según San Juan (Juan 15, 1-8)

NARRADOR/A – En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo poda para que dé más fruto.

Ustedes están limpios por las palabras que les he hablado; permanezcan en mí y yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí.

Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante, porque sin mí no pueden hacer nada.

Al que no permanece en mí, lo tiran fuera, como al sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden.

Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pedirán lo que deseen y se realizará.

Con esto recibe gloria mi Padre, con que ustedes den fruto abundante; así serán discípulos míos.

Pregunta 1 – Aquí Jesús se compara con una vid. ¿Por qué?

Jesús se está despidiendo de sus discípulos y les quiere dar un consejo, que no se les olvide. Para ello utiliza una alegoría muy gráfica: Él se compara con la vid.

La vid es un arbolito con sarmientos o ramas, que produce uvas y de ellas se hace el vino. Pero para ello hace falta que los sarmientos estén bien unidos a la vid.

El viñador es Dios Padre, que cuida personalmente la viña para que dé fruto abundante.

La vid es Jesús. La vid (con cepas y troncos) es como la madre y el padre, que engendran vida. Jesús nos dice: “Yo soy la vid”, es decir, yo soy la vida. “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”.

Y los sarmientos somos nosotros, que vivimos de la savia que nos llega de Jesús.

Necesitamos la savia, es decir, la gracia, el amor, la vida, el Espíritu comunicado por Jesús.

El fruto será la construcción del Reino de Dios, es decir, hacer realidad el proyecto divino de hacer un mundo más humano y feliz para todos.

Pregunta 2 – ¿Y cuál es el problema?

Hay sarmientos secos por los que no circula la savia de Jesús.

Hay vides no cuidadas, que dan uvas agrias (Salmo 79; Is 5)

La viña necesita ser muy cuidada por el viñador. Él corta la hierba alrededor de la vid, le echa azufre y veneno para matar la peste. Quita las ramas improductivas, pues roban la fuerza de la planta.

En algunos casos se necesita la poda: arrancar de nuestra vida todo lo inútil, todo lo dañino, lo que nos impide ver a Dios como Padre, lo que nos impide ver a las personas como hermanos.

Hay quienes no dan frutos, porque no corre por sus venas el Espíritu del Resucitado. Son las comunidades cristianas que languidecen desconectadas de su persona.

Por eso Jesús hace una afirmación cargada de intensidad:

“Permanezcan en mí y yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí solo, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes darán fruto, si no permanecen en mí. Sin mí no pueden hacer nada”.

Pregunta 3 – ¿Qué se necesita para ser de veras cristiano?

No basta con estar bautizado.

<Ser cristiano exige hoy una experiencia vital de Jesucristo, un conocimiento interior de su persona y una pasión por su proyecto> (Pagola).

No basta el «folklore» religioso. Necesitamos seguir a Jesús, tener su pasión por un mundo más humano, alimentar en nuestros grupos, redes, comunidades y parroquias el contacto vivo con él.

En la unión con Jesús está la fuerza.

Es lo que nos ocurre con el aire. No podemos funcionar físicamente si se nos corta el aire que respiramos. Estar desconectado de Jesús es ser cortado de la fuente de la vida.

Es lo que ocurre también con la electricidad. Podríamos decir que Jesús es la planta eléctrica, y nosotros los bombillos. Para que se haga la luz en la casa, tenemos que estar conectados a Jesús.

Lo mismo ocurre con el Internet. Necesitamos estar conectados a la Banda Ancha para poder enviar y recibir mensajes de Facebook, Twitter y correos electrónicos.

Que nunca nos falte la conexión con el Internet de Jesús.

Hoy nos visita el misionero Jesús en nuestra pequeña casa y nos dice: Tienen que estar conectados conmigo. Tienen que vivir una vida centrada en Mí. No pueden producir frutos, si no permanecen en mí.

Pregunta 4 – ¿Todos los cristianos están conectados con Jesús?

Son muchos los que están desconectados: quieren brillar por su cuenta, entienden la religión a su manera, se conectan con Dios sólo para mendigar en los tiempos difíciles…

Todos estos no se dejaron podar por Dios. Nunca fueron parte de la viña de Dios.

Pero aún estamos a tiempo:

Primero, tenemos que eliminar los bombillos quemados: nuestros egoísmos y soberbias.

Pero, además, somos recargables, si estamos conectados a Cristo. Somos recargables por la energía, el poder, el amor y el espíritu de Cristo. Y así como una batería recargada da luz y pone en movimiento un carro, así también una vida cristiana recargada con el amor de Dios produce los frutos del amor, de la fe y de la esperanza.

Pregunta 5 – ¿Qué significa estar conectados con Jesús?

Es estar con Él allí donde Él está:

-En la comunidad, en la oración comunitaria (“Donde haya dos o tres reunidos en mi nombre, allí estaré yo con ustedes”), Nuestra oración será más exitosa, si estamos unidos a Él. Jesús lo garantiza: “Si estuvieran en mí, y mis palabras estuvieren en ustedes, pidan todo lo que quieran, y les será concedido” (v. 7). Tenemos un gran poder, pero solo mientras nos mantengamos conectados a la fuente del poder.

- En el servicio a los demás, especialmente en los más pobres,

- En los Sacramentos, especialmente en la Eucaristía. En la Comunión reconocemos que él es la fuente de nuestra energía y de nuestro vivir. En el culto.

- En la escucha atenta y madura del Magisterio de la Iglesia,

- En la oración personal, en los Ejercicios Espirituales, en la Lectura Orante de la biblia, en la contemplación agradecida de la creación.

- Al reconocer que Él está fielmente con nosotros, acompañándonos en los momentos difíciles y en los alegres.

Pregunta 6 – ¿Cómo se conocerá si estamos conectados con Jesús?

“Por los frutos los conocerán”, dijo Jesús.

Nosotros, los bautizados en Cristo, somos ramas o extensiones que llevamos la savia de Cristo a los hermanos, y damos los mismos frutos de Jesús.

Pablo menciona los frutos del Espíritu Santo, que son: amor, gozo, paz, tolerancia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. (Gálatas 5:22). Podemos añadir la comprensión, misericordia, justicia, perdón, solidaridad.

Me pregunto: ¿Mi vida produce frutos de vida?

Despedida

Les invitamos a la Misa, a la Eucaristía, sacramento del amor, para que realmente demos fruto de amor. Ir a Misa es estar conectados con Jesús. Y así daremos los frutos del Espíritu Santo: amor, gozo, paz, tolerancia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, y templanza, como dice S. Pablo en su Carta a los Gálatas (5:22).

FIN

<Este GUIÓN RADIOFÓNICO y el de otros domingos pasados y futuros se hallan en

http://www.homiletica.org/ciclos.htm , en

http://www.jesuitas.org.co/documentos/dominical/JoseMartinez/Archivo.html

Los elaborados en Power Point (para Misas, catequesis, etc) pueden verse en http://homiletica.org/JosemartinezdetodaCICLOAPP.htm

Parte de ellos también se pueden ver en http://www.radioevangelizacion.org y en www.facebook.com/PildorasdeFe?

Se transmite en 72 emisoras de Unión Radio (Venezuela). En Caracas: Unión Radio FM 90.3 a las 5am, 7am y 10pm dentro de la Misa del P. Honegger Molina; la misma Misa con los Diálogos se transmite en Unión Radio AM 1.100 a las 5am, 7am y 8pm; en DirectTV? 980; y en http://www.unionradio.net en ‘Audio en vivo’ en esos mismos horarios. La grabación está hecha por dos catequistas y el P. Honegger.

Advertencias al Equipo de Locutores:

Conviene que haya un Moderador, que salude al principio, despida y haga las preguntas. Ellas son respondidas por los otros participantes en el programa.

El programa puede durar unos 15 minutos. Conviene que se reúnan antes para orar juntos, seleccionar y discutir.

Es importante tener mucho cuidado en no simplemente “leer” el Guión, como si fuera un cuestionario, sino que lo asuma como una guía de conversación. En radio se nota en seguida cuándo uno está leyendo, y cuándo conversa. Por ejemplo, en la conversación solemos mover las manos, sobre todo si estamos contando algo importante; el que simplemente lee, no mueve las manos.