Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

DIÁLOGOS sobre el Evangelio del Domingo, por José Martínez de Toda, S.J., Domingo 3B Tiempo Pascual: 1ª Aparición, 22 abril 2012

  •   Domingo Abril 22 de 2012
  •   Guión para la Radio
  •    José Martínez De Toda, S.J.

Especialmente para Radio

“Miren mis manos y mis pies; soy yo en persona” (Lc 24, 35-48)

( martodaj@gmail.com)

Moderador/a: Buenos días. Estamos aquí en el Estudio… (Se presentan los participantes).

El Evangelio del domingo de hoy hace referencia a dos Apariciones importantes de Jesús, precisamente en el primer día de su Resurrección, el domingo de Resurrección: la primera es la Aparición a los dos discípulos decepcionados, que iban de Jerusalén a su pueblo Emaús, pensando que ya todo había terminado. La segunda Aparición es a los discípulos en el Cenáculo, donde se sentó a comer con ellos para demostrarles que no era un fantasma. Escuchémoslo.

Lectura del santo evangelio según San Lucas (Lc 24, 35-48)

NARRADOR/A – Entonces ellos contaron las cosas que les habían acontecido en el camino, y cómo se había dado a conocer a ellos al partir el pan. Mientras hablaban, se presentó Jesús en medio de sus discípulos y les dijo:

JESÚS – Paz a Ustedes.

NARRADOR/A – Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. El les dijo:

JESÚS –-¿Por qué se alarman? ¿Por qué surgen dudas en su interior? Miren mis manos y mis pies; soy yo en persona. Tóquenme y dénse cuenta que un fantasma no tiene carne y huesos, como ven que yo tengo.

NARRADOR/A – Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo:

JESÚS – ¿Tienen algo que comer?

NARRADOR/A – Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo:

JESÚS –Esto es lo que les decía mientras estaba con Ustedes: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse.

NARRADOR/A – Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió: “Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén”.

Pregunta 1 – ¿Qué hacen los discípulos de Emaús después de ver a Jesús resucitado?

La alegría les desborda, y no piensan sino en comunicar la Gran Noticia a los demás discípulos de Jerusalén: “Hemos visto a Jesús resucitado”. Y se volvieron ya de noche a Jerusalén por el mismo camino, pero esta vez a toda prisa, corriendo para contársela.

<Un catequista preguntó un día a un grupo de jóvenes que se preparaban para la Confirmación: “¿Cuál es la parte más importante de la misa?”

La mayoría respondió:

- ”La consagración”. Pero uno contestó:

- “La parte más importante es el rito de despedida”.

El catequista sorprendido le preguntó:

- “¿Por qué dices eso?” Y éste le respondió:

-“La misa sirve para alimentarnos con la palabra, el cuerpo y la sangre del Señor. Pero la Misa comienza cuando termina. Salimos a la calle para hacer y decir lo que dijeron los discípulos de EMAUS: “Hemos reconocido al Señor al partir el pan, y está vivo, y vive para siempre y para nosotros”.> (Félix Jiménez, escolapio).

Pregunta 2 – ¿Cuándo dijeron los de Emaús esa frase?

Había mucho alboroto entre los discípulos de Jesús reunidos en Jerusalén. Pedro les está contando cómo se le ha aparecido Jesús. En ese momento llegan los dos de Emaús, y cuentan cómo lo han reconocido al cenar con él. La mayoría no ha tenido todavía ningún contacto con Jesús. No sabe qué pensar.

Entonces Jesús se presenta en medio de ellos y les dice: “Paz a Ustedes”.

Come entre ellos, y se dedica a «abrirles el entendimiento» para que puedan comprender lo que ha sucedido. Quiere que se conviertan en «testigos», que puedan hablar desde su experiencia, y predicar no de cualquier manera, sino «en su nombre».

Pregunta 3 – ¿Les convence Jesús de que Él resucitó?

La presencia de Jesús no transforma de manera mágica a los discípulos. Algunos se asustan y «creen que están viendo un fantasma».

Es verdad que algunos hombres y mujeres vieron el sepulcro vacío, hablaron con los ángeles y decían que habían hablado con el mismo Jesús resucitado. Inclusive los mismos soldados, que custodiaban el sepulcro, informaron a sus autoridades que el sepulcro estaba vacío. Pero los discípulos siguen dudando.

Pregunta 4 – ¿Es fácil creer en Jesús resucitado?

No es fácil… Es algo que sólo puede ser captado y comprendido desde la fe, que el mismo Jesús despierta en nosotros.

La resurrección es un hecho sobrenatural basado en nuestra fe.

La fe en Cristo se va despertando en nuestro corazón de forma frágil y humilde. De ordinario, crece rodeada de dudas e interrogantes: ¿será posible que sea verdad algo tan grande?

<Lo importante es nuestra actitud interior. Confiar siempre en Jesús. Hacerle mucho más sitio en cada uno de nosotros y en nuestras comunidades cristianas… Si no experimentamos nunca «por dentro» la paz y la alegría que Jesús infunde, es difícil que encontremos «por fuera» pruebas de su resurrección…

Lo primero para despertar nuestra fe en Jesús resucitado es poder intuir, también hoy, su presencia en medio de nosotros, y hacer circular en nuestros grupos, comunidades y parroquias la paz, la alegría y la seguridad que da el saberlo vivo, acompañándonos de cerca en estos tiempos nada fáciles para la fe.> (Pagola)

La resurrección es creíble también a causa de las vidas cambiadas de estos discípulos, convertidos en testigos. Antes de su aparición, estaban vencidos y temerosos. Después de su aparición, y especialmente después de Pentecostés, encontraron valor para predicar en público en cualquier esquina de Jerusalén durante Pentecostés, y 5.000 se convirtieron en el primer sermón de Pedro (Hechos 2). Y los Apóstoles siguieron adelante hasta dar su vida para cambiar el mundo, conscientes de la presencia de Jesús resucitado, que está junto a nosotros.

Pregunta 5 – ¿Cuál es la Buena Noticia de esta 1ª Aparición de Jesús?

1.Que Jesús resucitó y se ha aparecido a varios discípulos y colectivamente al grupo.

2.Que Jesús trae paz, fe, seguridad, y no les reclama a los discípulos por su falta de fe. Jesús consuela, se preocupa de ellos, se adapta a ellos para convencerles.

3.Que Jesús busca la oveja perdida, representada en aquellos discípulos descreídos.

4. Que Jesús les razona por qué Él murió y resucitó:

“Esto es lo que les decía mientras estaba con Ustedes: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse... Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día”

5. Que Jesús les recuerda su misión: “En su nombre (de Jesús) se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén”.

Pregunta 6 – ¿Cómo hacer presente hoy al Señor resucitado?

- A través del encuentro personal con Jesús. Él está “con nosotros” y “en nosotros” por medio del Espíritu.

- Desarrollar nuestros sentidos (ver, oír, tocar, etc.) para saborear la presencia del Señor crucificado y resucitado en nosotros mismos, en la gente buena que nos rodea y en cualquier signo de esperanza y amor que nos sale al camino.

-Presentar en la oración al Señor todos los problemas de nuestra vida, y preguntarle: “¿Qué piensas de esto? ¿Cómo actuarías tú aquí?”

-Salpicar nuestra conversación con frases como: ‘Gracias a Dios’, ‘Gracias a Dios y a la Virgen’, ‘Providencialmente’.

- Conservar la tradición de pedir la bendición, de decir al despedirse en la noche: “Hasta mañana”, respondiendo: “Si Dios quiere”. Y decir al encontrarse en la mañana: “Buenos días”, respondiendo: “Buenos días nos dé Dios”.

- Poner a los hijos nombres de santos/as, y contarles su vida.

- Antes de las comidas al menos hacer la señal de la cruz. Pero también hacer que el más pequeño de la casa rece algún verso fácil. Por ejemplo: “El Niño Jesús nació en Belén; bendiga la mesa y a nosotros también”. Familia que reza unida, se mantiene unida.

- Tener cuadros o símbolos religiosos en la casa, en la habitación, al cuello.

- Y, sobre todo, amarlo y servirlo cada día, con sencillez y esperanza, en nuestros hermanos más sencillos, más pobres, más necesitados. Sabiendo que en ellos es a Él a quien estamos amando y sirviendo. Tratar a todos con respeto y alegría.

Despedida

Les invitamos a la Misa, a la Eucaristía, sacramento del amor. Allí estaremos con Jesús resucitado en el pan y el vino, convertidos en su cuerpo y su sangre. También está allí en la unión de los hermanos: “Siempre que haya dos o tres personas reunidas en mi nombre, allí estaré yo también”.

FIN

Los elaborados en Power Point (para Misas, catequesis, etc) pueden verse en http://homiletica.org/JosemartinezdetodaCICLOBPP.htm

y en http://es.qumran2.net/indice.pax?autore=2728

Parte de ellos también se pueden ver en http://www.radioevangelizacion.org y en www.facebook.com/PildorasdeFe?

Se transmite en 72 emisoras de Unión Radio (Venezuela). En Caracas: Unión Radio FM 90.3 a las 5am, 7am y 10pm dentro de la Misa del P. Honegger Molina; la misma Misa con los Diálogos se transmite en Unión Radio AM 1.100 a las 5am, 7am y 8pm; en DirectTV? 980; y en http://www.unionradio.net en ‘Audio en vivo’ en esos mismos horarios. La grabación está hecha por dos catequistas y el P. Honegger.

Advertencias al Equipo de Locutores:

Conviene que haya un Moderador, que salude al principio, despida y haga las preguntas. Ellas son respondidas por los otros participantes en el programa.

El programa puede durar unos 15 minutos. Conviene que se reúnan antes para orar juntos, seleccionar y discutir.

Es importante tener mucho cuidado en no simplemente “leer” el Guión, como si fuera un cuestionario, sino que lo asuma como una guía de conversación. En radio se nota en seguida cuándo uno está leyendo, y cuándo conversa. Por ejemplo, en la conversación solemos mover las manos, sobre todo si estamos contando algo importante; el que simplemente lee, no mueve las manos.