Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Aporte Ecológico a la Homilía del domingo

  •   Domingo Octubre 20 de 2013
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.

Leamos con atención dos párrafos de la segunda lectura:

“Toda Escritura ha sido inspirada por Dios, y es útil para enseñar, para persuadir, para corregir, para educar en la rectitud, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto y esté preparado para hacer el bien” (II Timoteo 3, 16-17).

Se habla mucho de Educación Ecológica y algo se hace a este respecto en algunas familias, en algunos colegios, en algunas universidades, en algunas ciudades… Pero a juzgar por los resultados falta muchísimo.

Los verbos que emplea Pablo para invitar a emplear la Biblia en numerosas oportunidades, nos iluminan el camino de cómo educar y a la vez evangelizar desde la Escritura un campo en donde los eruditos cometen en error de reducirlo a datos técnicos y cifras. Veamos las posibilidades que nos la Palabra de Dios para educar en el campo ecológico.

  • Útil para enseñar en algo tan esencial como el valor de la Creación, el proyecto de Dios de “dominar” y no de “destruir” la naturaleza. En el caso de las Caminatas Ecológicas, los mismos salmos son útiles para enseñar a admirar la obra de Dios y no contentarse con sólo ver y curiosear las bellezas de la creación.
  • Para persuadir sobre los posibles errores que comentemos por ignorancia o maldad. No es fácil esto. Por ejemplo, se necesitó la presencia de 259 científicos de 39 países en el V Informe elaborado por el Panel intergubernamental realizado en Estocolmo el mes de septiembre de este año, para persuadirnos sobre cuáles son las causas del Cambio Climático.
  • Hubo muchos gobiernos y empresas interesados en presentar el aumento de la temperatura a nivel mundial como algo normal y debido a causas naturales. Este informe nos probó que la causa es el hombre. La Escritura nos hablaría de la codicia, del egoísmo, del pecado, de la insensibilidad.
  • Para corregir: en los paros realizados por los campesinos colombianos, que buscaban la justicia con sus productos, su trabajo, sus familias, fue necesario emplear frases tan dicientes como “Ruanas sí, capuchas no”, para corregir a tantos estudiantes que se taparon el rostro para hacer daños en las ciudades e incluso perjudicar esas mismas protestas tan justas.
  • Para educar en la rectitud: en el caso de las semillas transgénicas, empresas como Monsanto prefirieron las ganancias propias a respetar los derechos de los campesinos a emplear sus propias semillas y se volvieron culpables de la contaminación o de obligar a emplear los insecticidas y abonos bien caros.
  • Para que el hombre de Dios sea perfecto y esté preparado para hacer el bien. Eso pretende la Educación Ecológica: una niñez y una juventud preparada en el doble campo de lo científico y lo religioso con miras a buscar el bien de la Humanidad y del propio país.

Agradezcamos al Señor el regalo de la Palabra escrita, y más que todo de la Palabra encarnada, Cristo Jesús.