Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Guión para la radio

  •   Domingo Febrero 02 de 2014
  •   Guión para la Radio
  •    José Martínez De Toda, S.J.

“Felices los pobres” (Mt 5, 1-12)

Moderador/a: Buenos días. Estamos aquí en el Estudio... (Se presentan los participantes).

El Evangelio del domingo de hoy presenta a los preferidos por el Señor. ¿Quiénes son? Escuchémoslo.

Lectura del santo evangelio según San Mateo (Mateo 5, 1-12)

NARRADOR/A – En aquel tiempo, al ver Jesús al gentío subió a la montaña, se sentó y se acercaron sus discípulos, y él se puso a hablar enseñándoles:

JESÚS – Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra.
Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados.
Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados. Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán "los hijos de Dios".
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos.
Dichosos Vds. cuando les insulten, y les persigan, y les calumnien de cualquier modo por mi causa. Estén alegres y contentos, porque su recompensa será grande en el cielo.

Pregunta 1 – ¿Quién es feliz? ¿El que nunca llora? ¿El que no pasa hambre? ¿El que se ríe de todo el mundo? ¿Qué boca es más feliz: la del rico o la del pobre?

Las Bienaventuranzas son la Carta Magna de la felicidad según Jesús. Es contra-cultural, es todo lo contrario a lo que buscan muchos. Seguro que no fue un sermón predicado en una sola ocasión, sino más bien es una colección de enseñanzas, que Mateo puso juntas aquí.

Mateo ubica las nueve Bienaventuranzas en un monte, pues las montañas son a menudo lugares de encuentro con Dios, como ocurrió con Moisés en Sinaí (Exod. 19-34).

Jesús subió a la loma, se sentó, rodeado de sus discípulos y proclamó dichosas a personas de las que ninguno de nosotros diría que lo son.

Jesús dice que son dichosas, porque se cumplirá en ellas la gran promesa de poseer el reino de los cielos. Dios es el garante de esta promesa, de la que nos podemos fiar, porque tuvo un anticipo en Jesús, que fue pobre, pero con una felicidad que nada ni nadie pudo quitarle, ni siquiera con la tortura ni la muerte en cruz, pues resucitó glorioso, y se sentó a la derecha del Padre.

Pregunta 2 – ¿Qué significa la 1a. Bienaventuranza: Bienaventurados los pobres en espíritu: porque de ellos es el reino de los cielos?

Jesús llamó feliz al pobre, porque Dios se ponía de su parte e iba a dejar de ser pobre.

Jesús fue pobre. Dios quiso revelarse de forma definitiva en este campesino pobre de Nazaret y sigue revelándose en la vida y en las luchas de los pobres.
?

Los pobres de espíritu son aquéllos que no dependen sino de Dios, se abandonan en Dios.

Es precisamente su humildad – su capacidad de abrirse – lo que les hace tierra fértil para recibir la
bendición de Dios.

La riqueza hace que no sintamos una necesidad de la ayuda de Dios.

Pero debemos tener cuidado de no enaltecer demasiado a aquellos que no tienen dinero y demonizar aquellos que lo tienen. También hay pobres que se dejan llevar por la maldad. Y hay ricos de corazón generoso. Es el corazón, no la cartera, lo que le importa a Dios.

Pregunta 3 – ¿Qué significa la 2a. bienaventuranza: Bienaventurados los que resisten mansamente: porque ellos recibirán la tierra por heredad?

“Manso” en hebreo se dice ‘anawim’, como Moisés y Jesús. Humilde.

Moisés es humilde ante Dios, pues tiene miedo de mirar a Dios en el arbusto ardiente, pero envía las plagas a Egipto. Más tarde pide a Dios que perdone a los israelitas por hacer la vaquilla de oro. Pero rompe las tabletas con enfado cuando encuentra a su gente bailando ante ella. Les manda convertirla en polvo, echar el polvo al agua y beberla. Fue un anawim, pero no débil o indeciso.

El mismo Jesús se describe a si mismo como “manso y humilde de corazón” (11:29). Pero es fuerte, arroja a los mercaderes del Templo hace de su lengua un látigo contra los fariseos.

Son los que aguantan sin levantar la voz, sino escuchando humildemente.

Pregunta 4 – ¿Qué significa la 3a. bienaventuranza: Bienaventurados los que lloran: porque ellos recibirán consolación?

Los que se afligen por la condición presente de la gente de Dios, los sufridos.

Son los que sufren al ver a la gente tan maltratada.

Hubo un anuncio de televisión en que hay basura esparcida por el viento a lo largo de una autopista. Un indígena mira solemnemente aquel paisaje marcado de suciedad, y una lágrima le cae del ojo, al comparar el mundo como es y el mundo como debe ser. Así están los que se lamentan de la situación actual de mucha gente.

Pregunta 5 – ¿Qué significa la 4a. bienaventuranza: Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia: porque ellos serán hartos.

¡Benditos sean los que están completamente enfocados hacia la justicia! ¡Benditos los que ansían vivir en un mundo donde la gente viva en buenas relaciones de igualdad y solidaridad! ¡Sus sueños se harán realidad!

Pregunta 6 – ¿Qué significa: Bienaventurados los misericordiosos: porque ellos alcanzarán misericordia? (5a)

Son los que hacen actos de misericordia, los que sienten el dolor de otra persona y actúan para aliviarla, los que tienen empatía, es decir, los que llegan a entrar en la piel de otro hasta ver las cosas por sus ojos, pensar con su mente y sentir con sus sentimientos. Los que sienten el dolor de otra persona y actúan para aliviarla.

Pregunta 7 – ¿Qué significa esta bienaventuranza: Bienaventurados los limpios de corazón: porque ellos verán á Dios? (6a)

“Limpio de corazón” es el que no tiene otras substancias nocivas, el que es íntegro, el no corrupto. Jesús sabe que: “Del corazón salen los malos pensamientos, asesinatos, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios” (15:19), y Jesús bendice a los que tienen un corazón puro, que no ha sido ensuciado por estas maldades, pues “no se puede servir a Dios y al dinero” (6:24).

Pregunta 8 – ¿Qué significa Bienaventurados los pacificadores: porque ellos serán llamados hijos de Dios? (7a)

Los que no buscan pleitos y son constructores de la paz.

“Paz” en hebreo se dice shalom, que es más que ausencia de conflicto; es armonía y hermandad. Jesús bendice, no a los pasivos que evitan conflictos, sino a los activos que hacen y construyen la paz, aunque creen conflictos.

Luchar por los derechos humanos es hacer la paz en última instancia.

Pregunta 9 – ¿Qué significa Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia:

porque de ellos es el reino de los cielos? (8a)

Los que sufren por buscar la justicia. Por ejemplo, Mons. Romero y los jesuitas de El Salvador, el jesuita Vicente Cañas y la Hna. Dorothy Stang en Brasil, y tantos otros.

Si nos persiguen, debemos preguntarnos si es porque hemos actuado justamente o si simplemente porque hemos ofendido a alguien.

Pregunta 10 – ¿Qué significa Bienaventurados sean Vds. cuando les vituperen y les persigan, y dijeren de Vds. todo mal por mi causa, mintiendo. Gócense y alégrense; porque su merced es grande en los cielos: que así persiguieron a los profetas? ¿Cuál es la ‘causa’ de Jesús?

Significa que, al igual que Jesús, sus seguidores van a ser rechazados y perseguidos por quienes rechazan el reino de los cielos; pero, también, van a participar con Él de la gloria de su resurrección. La causa de Jesús es la de los pobres, perseguidos, refugiados, inmigrantes, damnificados. Es la causa de los que buscan la justicia del reino.

Despedida

Les invitamos a la Misa, a la Eucaristía, sacramento del amor. Ahí Jesús nos revela quiénes serán los más felices en el Reino de los cielos. Tratemos de estar entre ellos.