Testigo de búsquedas honestas

Durante el tiempo de la Navidad, un grupo de la comunidad del colegio San Ignacio (Medellín) estuvimos acompañando algunas veredas de los municipios de Venecia y Fredonia en el departamento de Antioquia.


Me refiero a la comunidad del colegio San Ignacio precisamente porque no fue sólo una misión de estudiantes. El grupo que tuve el privilegio de acompañar era una comunidad de exalumnos que han querido seguir en la pastoral del colegio por distintos motivos.

Para tener una percepción más real de lo que fue la misión, debería preguntársele no sólo a los misioneros sino también a los habitantes de la vereda, los niños, jóvenes y adultos que hicieron parte de este espacio de encuentro alrededor del niño de Belén. Sin embargo, si pudiera hablar de mi percepción de la experiencia, diría que fue un espacio (físico y vital) para reconocer a un Dios que ha venido creando amorosamente a los jóvenes que se forman en el colegio. Sus vidas, búsquedas y mociones, hablan de seres humanos que caminan en función de ser cada vez más auténticos y transparentes consigo mismos y con Dios; esto ha sido motivo de mi más honesta admiración y gratitud.

Para ver la galería haga clic aquí.