Primer compás en Tercera Probación (Cochabamba): Sobre el arte de la conversación

Acompasados por los días tranquilos en Cochabamba, el grupo de tercerones hemos iniciado el ritmo de esta schola cordis. Este primer tiempo o compás está marcado por la conversación espiritual y afectiva: «Conversación de unos con otros, juntándose no sólo el día de la confirmación [del voto de Montmartre] pero entre año, aunque vivían en diversas partes, ahora en casa de uno, ahora de otro, comiendo juntos en caridad y tratándose» (POLANCO, Sumario n.55, 184).


El P. Instructor, Juan Miguel Zaldua, ofreció unas pistas acerca de la Autobiografía de san Ignacio o, mejor dicho, del relato del peregrino (Pamplona-Loyola, Manresa, Jerusalén-Barcelona, Alcalá-Salamanca-París y Roma) con el fin de que nos ayudase a construir las propias biografías o teografías (foto 1 y 2: Juan Manuel Chocano [PER] y Dominik Markl [ASR]) y el paso de Dios en ellas: las ilusiones, las motivaciones vocacionales, las heridas, el sentido de pertenencia a la Compañía, entre otros aspectos.

La conversación impregna el modo de proceder en estos días. Todo un arte. Mediante ella se aprende a escuchar y a gustar internamente lo que de los demás podemos aprender. Ahora bien, este compás no solo concierne a nuestras vidas personales y a las provincias a las que pertenecemos sino a la propia misión apostólica. Durante estos días, hemos sido enviados a las diferentes pastorales en las cuales estaremos en los nueve fines de semanas que contamos en este tiempo de Tercera Probación: la cárcel, el Instituto Benéfico Sagrado Corazón de Jesús (atención a discapacitados), la Residencia de la Compañía en Cochabamba, la Parroquia de la Santa Vera Cruz y sus múltiples capillas, la enfermería de los nuestros en el centro de Cochabamba, entre otros lugares donde “tanto bien” podemos recibir.

El sentido de nuestra vida y de pertenencia a la Compañía –mediante las presentaciones de cada una de nuestras provincias– han acompañado estos días intensos que culminaron con la visita a Oruro y la belleza de su célebre Carnaval (25 y 26 de febrero). Nos acogieron la comunidad del antiguo noviciado (foto 3: algunos tercerones en las graderías del desfile del Sábado de Peregrinación). Gracias a la maestría de nuestro P. Ministro, Edil Calero (BOL), pudimos ver y gustar este tiempo. Sin duda, este compás lo marca la conversación, entre nosotros y con otros, que teje y construye un modo concreto de nuestro carisma ignaciano tal y como lo deseó Ignacio a los compañeros enviados a Trento: «Tardo en hablar, asiduo al escuchar, quieto para sentir y conocer los entendimientos, afectos y voluntades de quienes hablan para mejor responder o callar» (Epp I, 386).

Finalmente, los días previos al domingo 5 de marzo los dedicaremos a finalizar la presentación de nuestras provincias, los asuntos legales (registro de ciudadanía) y una introducción a los Ejercicios, impartida por nuestro P. Instructor. El domingo 5 marzo por la noche comenzaremos el Mes de Ejercicios. Pedimos vuestras oraciones en este otro compás que da inicio, quizás ternario (Dios, nosotros mismos y la mediación de nuestro Instructor).

Para ver la galería haga clic aquí.