Recepción de la CG 36 en Irlanda

Esto fue lo que pensé mientras leía sobre la CG 36. Se trataba de un grupo de hombres que han estado discerniendo “la llamada que nos hace hoy el Señor ante el clamor de los pueblos de la tierra por una vida más humana” (Carta de Arturo Sosa S.I. como prólogo a la CG 36 Decreto 1 y 2). ¿Sería posible que estos hombres oyeran el llamado de Dios? ¡Esta es toda una declaración!


La siguiente pregunta que me surgió fue: ¿Qué va a pasar ahora? ¿Esto va a revolucionar el mundo? ¿Todos van a sentarse y prestar atención? He trabajado con la Provincia Jesuita Irlandesa desde 2007 y aún me siento impresionado por la gente con la que trabajo. Desde el día en que comencé, he conocido a personas sinceras e íntegras que se preocupan verdaderamente por el mundo en que vivimos, por las personas de este mundo y su papel en él. ¡Esto fue algo con lo que no me encontré tan a menudo mientras trabajé en una compañía de transporte internacional por 16 años! No me malinterpreten, las personas con las que trabajé antes de trabajar con los jesuitas eran buenas personas, pero no hubieran abordado una reunión general de la organización de la forma en que Jesús lo hizo.

Estaba muy sorprendido por la preparación. Había escuchado sobre las reuniones que tuvieron lugar en las casas de la comunidad jesuita y en los ministerios jesuitas como parte de la preparación de la CG 36. También me impresionó el número de jesuitas que fueron a Roma a participar activamente en la CG 36. Estos hombres se lo tomaron muy en serio.

Perdónenme si parezco un poco asombrado por este proceso, pero es que esa no es la manera en que usualmente funciona el mundo —miren cómo trabajan los políticos, miren cómo trabajan los empresarios, miren cómo trabajan los educadores, y la lista continúa—. El resto de nuestra cultura se ocupa de sus asuntos de manera muy diferente.

Entonces, ¿qué les dijo Dios a los jesuitas en la CG 36? Nuevamente, ¡yo estaba bastante sorprendido!

He aquí un pequeño ejemplo de lo que se ha propuesto: “También la vida en pobreza y la cercanía a los pobres de los Primeros Compañeros en Venecia tienen que marcar nuestras vidas. Aquella pobreza que genera creatividad y nos protege de lo que limita nuestra disponibilidad para responder a la llamada de Dios” (Decreto 1: 6).

“En nuestras comunidades y ministerios escuchamos la llamada a redescubrir la hospitalidad para con los extranjeros, los jóvenes, los pobres y los que padecen persecución. El mismo Cristo es maestro de esta hospitalidad” (Decreto 1: 16).

“Esta Congregación está seriamente convencida de que Dios está llamando a la Compañía en su conjunto a una renovación espiritual” (Decreto 1: 18).

“Una contribución especial que los jesuitas y la familia ignaciana ofrecen a la Iglesia y a su misión de evangelización es la espiritualidad ignaciana, que facilita la experiencia de Dios y en consecuencia puede ayudar considerablemente en los procesos de conversión personal y comunitaria” (Decreto 1: 23).

“(…) escuchamos a Cristo que nos convoca de nuevo a realizar un servicio de justicia y de paz, sirviendo a los pobres y excluidos, y ayudando a construir la paz” (Decreto 1: 25).

“El sistema económico actual, con su enfoque depredador descarta tanto los recursos naturales como las personas. Por esta razón el Papa Francisco insiste en que la única solución adecuada es una solución radical” (Decreto 1: 29).

Estos son llamados radicales: una vida en pobreza, una que redescubre la hospitalidad hacia los extranjeros, un llamado a una renovación espiritual profunda que comprende que la espiritualidad ignaciana es nuestra contribución especial. La única solución adecuada es una solución radical.

El Decreto 2 es también bastante revolucionario. Me impresionaron, sobre todo, los escritos sobre la colaboración. Esta había sido reconocida en la CG 34 y 35, y es bueno ver que en la CG 36 se enfocaron en ella.

Hay muchos que trabajan en el área de colaboración: Delegados, Proyectos, Comités y el Secretario para la Colaboración (Edward Fassett SJ). ¿De qué manera puede la Compañía respaldar una mayor colaboración? Este es un verdadero desafío, pero uno que es necesario para el futuro, especialmente en el mundo occidental. El número de jesuitas está en descenso, mientras que los trabajadores y voluntarios dentro de la Compañía van en constante aumento. Africa Assistancy es la única con un número creciente de jesuitas en los últimos diez años.

Las redes también son apoyadas en el Decreto 2, siendo el Servicio Jesuita a Refugiados, el Apostolado de la Oración, la Comunidad de Vida Cristiana, las Redes de Justicia Social y las Redes de Educación las más desarrolladas. ¿Cómo se puede apoyar a estas redes y desarrollar otras?

Estos son verdaderos desafíos para la Compañía.

¿Qué va a pasar ahora? Esta es una pregunta que formulé al inicio. La respuesta determinará si la CG 36 se vuelve realidad o ficción. Espero que sea realidad.

Joe Greenan es “Director de Recursos Humanos de la Provincia Jesuita Irlandesa (Irish Jesuit Province) y Delegado del Provincial para la página web Sacred Space y la Pioneer Association”

Fuente: www.jesuits.eu