Conversatorios de Actualidad Política 2017: Proceso de Paz con el ELN

El pasado 10 de marzo se llevó a cabo el segundo conversatorio de actualidad política del Territorio Cerros Orientales, el cual contó con la participación de Julián Barajas, historiador y miembro del Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP) quien abordó la coyuntura que enmarca el proceso de paz con el Ejército de Liberación Nacional - ELN. En este espacio participaron alrededor de 450 jóvenes del Territorio.


Julián plantea que una parte de la historia de nuestro país ha sido escrita a partir de la violencia y la guerra entre los grupos al margen de la ley y el gobierno colombiano. Luego de varias décadas de conflicto quedan dos grupos, de los cuales uno está en el proceso de dejación de armas e incorporación a la vida civil (FARC) y el otro inicia un proceso de diálogos para buscar fin al conflicto (ELN).

Actualmente, el Ejército de Liberación Nacional –ELN- tiene presencia militar en 99 municipios, 5 frentes de guerra (Oriental, Nororiental, Darío Ramírez, Occidental, Sur Oriental) y 38 frentes compuestos por comisiones y compañías. Ninguno de estos frentes tiene un accionar directo en la capital, aunque no se pueden subestimar como fuerza armada.

Si bien el Ejército Nacional cuenta con un pie de fuerza aproximado de 246.325 hombres contra apenas 1.300 que tiene en sus filas el ELN, el daño que puede infligir este grupo guerrillero es bastante significativo. Ejemplo de ello es el petardo que estalló en el sector de la Macarena en los últimos 20 días. Esto nos hace pensar si realmente la guerra está tan lejos de la ciudad y nos ayuda a comprender que a todos no afecta de alguna u otra manera.

En este sentido, el lograr establecer una mesa de diálogo para dar inicio a un proceso de paz se convierte en una oportunidad única para trabajar en la construcción de una paz estable y duradera. La violencia produce más violencia, por tal razón si las partes no se sientan a dialogar, la guerra con el ELN no va a terminar. Por otro lado, está claro que no todos los guerrilleros se van a desmovilizar. En los acuerdos no se involucran todos los combatientes y por lo general quedan algunas disidencias. Sin embargo, aunque sean solo 100 los que dejen las armas esto ya es una ganancia porque son 100 balas menos, lo que se traduce en 100 muertos menos, agrega Julián.

La agenda con el ELN se desarrolla de manera procesual y no temática como sucedió en La Habana, donde cada tópico de discusión tenía un incentivo. El ELN y el Gobierno buscan desarrollar una agenda donde no están preestablecidos los temas de discusión, pero si tendrá una línea transversal: participación de la sociedad en la construcción de paz. Con ello se busca involucrar a toda la sociedad, en especial, los que han sido excluidos por las mismas dinámicas del conflicto y las minorías. Así, se genera una serie de iniciativas y mecanismos para que las personas se interesen y participen, buscando evitar una abstención como la del pasado dos de octubre con el plebiscito, en donde la ciudadanía, de forma deliberada, se abstuvo de ejercer su derecho al voto.

Este panorama representa un reto en los temas de participación ciudadana, aunque, pensar en este momento en un método para incentivar y promover la participación es algo complejo. Sin embargo, los jóvenes deben ser los primeros en realizar estas propuestas ya que ellos son los que finalmente tomarán el rumbo del país en unos años. Tal vez una forma de propiciar la participación es a través de los distintos movimientos sociales que hay en el país. De esta manera se podría crear una red de pedagogía al interior de las comunidades, ayudándoles a entender la importancia de sus opiniones e inactivas.

El aspecto central del acuerdo es la no repetición de los ciclos de violencia y la transformación de nuestro pensamiento negativo por uno optimista. Esto implica pensar un país distinto donde el respeto por el otro sea un ejercicio diario, un país donde la juventud se empodere de sus derechos y deberes, contribuyendo a mejorar las políticas públicas y fortaleciendo los mecanismos de control para empezar a mitigar los gobiernos corruptos. Estas son algunas de las ideas centrales desarrolladas por el expositor.

Vea más fotografías del conversatorio dando clic aquí.