Debate sobre la creación de la Provincia del Caribe

Del 4 al 6 de julio hemos tenido la oportunidad de participar de la segunda reunión de la Región de Guyana de este año. Ha sido una experiencia de agradecimiento y consolación. Agradecimiento de poder sentir la acogida del superior Paul Martin y los compañeros jesuitas y consolación pues se confirma por parte de ellos el seguir caminando hacia la Provincia del Caribe.


La reunión tuvo como tema principal reflexionar y discernir sobre la propuesta de Guyana unirse a Jamaica y juntos formar una sección de la Provincia del Caribe. Fue un espacio para poner en práctica nuestro “modo de proceder”. Cada día teníamos un buen tiempo para oración personal antes de dividirnos en grupo para dialogar sobre diferentes temas.

El primer día comenzamos reflexionando las palabras del Papa Francisco a la CG36. El orar con su discurso nos puso en sintonía para el trabajo que íbamos a realizar en los próximos días. Una vez más recordamos como el Santo Padre nos recordó la importancia de la oración para acoger la voluntad del Señor y con humildad hacer lo que nos toca hacer en comunión con la iglesia. En la tarde se me pidió compartir la experiencia de la CG36. Fue un buen momento para recordar todo lo vivido durante las 6 semanas en Roma con 215 compañeros de todo el mundo. Reconozco que el tiempo de preguntas y respuestas fue muy enriquecedor. Se pudo expresar con claridad dónde está hoy el gobierno de la curia general de la Compañía y hacia donde quiere caminar en los próximos años. En la segunda parte de la tarde reflexionamos sobre el Dc1 de la CG36: Compañeros en una misión de reconciliación y justicia. Terminamos la tarde con un buen aire de esperanza al ver las iniciativas que comienzan a surgir en Roma a partir de la CG. Reconocemos que el proceso de reestructuración y planificación llevan tiempo pues implican discernimiento, tiempo y espíritu de comunión.

El segundo día se reflexionó sobre el Dc2 de la CG 36: Un gobierno renovado para una misión renovada, en el contexto de la realidad de Guyana y Jamaica. Se vio la importancia del discernimiento a la hora de tomar decisiones y como todo gobierno de la Compañía está al servicio de la misión. En general, se expresó la importancia de tener un gobierno que responda a los desafíos actuales de ambos países. La mayoría reconocen que una mirada desde el Caribe les permitirá contextualizar mejor su trabajo apostólico y crear puentes con países que viven realidades muy similares como son la pobreza y la migración de sus poblaciones. Se veía con ilusión tener un gobierno que responda mejor al contexto de esta realidad y con el cual se pudieran crear prioridades comunes que les permitan darle más profundidad y unidad a su misión. En la tarde tuvimos la oportunidad de escuchar a Jesús Zaglúl (Chumi) y su trabajo en Fe y Alegría República Dominicana. Guyana está iniciando una experiencia de educación en la zona de la Amazonia. Ellos estaban muy interesados en escuchar sobre el proceso de RD. El tiempo de preguntas y respuestas fue excelente. Me parece que les permitió ensanchar el horizonte de conocimiento y continuar el diálogo con la federación de Fe y Alegría. Después se presentó la Provincia de las Antillas. Hubo mucho interés en conocer el modo de gobernar con 3 secciones, 1 superior en cada sección nombrado por el Padre General y plataformas apostólicas para coordinar la misión de un lugar geográfico. El tiempo de preguntas y respuestas duró más de 1 hora. En general, se pudieron responder todas las inquietudes de los compañeros.

El último día se presentó la propuesta de la unión de Guyana y Jamaica como una sección de la posible Provincia del Caribe. Chris Llanos (superior de Jamaica) y Paul Martin hicieron una presentación de cómo quedaría conformada la sección con 2 posibles plataformas. Después hubo oración personal, trabajo en pequeños grupos y un plenario en la tarde.

Cada jesuita compartió cómo se sentía frente a esta propuesta. Se puede decir que casi en unanimidad los jesuitas de Guyana acogen la propuesta y la vinculación a una provincia en el Caribe. Hubo un ambiente de consolación al escuchar a cada compañero. Al final de la tarde nos acompañó Monseñor Francis, el único obispo de Guyana; presidió la eucaristía y compartió con nosotros la cena. Los jesuitas representan más del 80 por ciento del clero de Guyana.

Damos gracias a Dios por los días compartidos y por la confirmación que hemos sentido de seguir adelante con la propuesta de una provincia en el Caribe que nos permita soñar de manera audaz la misión en estas tierras tan divididas culturalmente pero tan unidas en la fe.